Quintana Roo es todo un paraíso

488
Quintana Roo

 

  • El sur de Quintana Roo es perfecto para huir de la cotidianidad e ir a gozar de espacios abiertos, lejos de las grandes urbes y los tumultos.
CECILIA PEÑA / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Tras meses de encierro se antoja huir de la cotidianidad e ir a gozar de espacios abiertos, lejos de las grandes urbes y los tumultos. Y en la llamada Grand Costa Maya, al sur de Quintana Roo, los viajeros hallan rincones perfectos para hacerlo.

Esta zona, todo un paraíso en el Caribe mexicano, presume playas, lagunas, cenotes, zonas arqueológicas poco exploradas y caminos para realizar un road trip. Casi en todo hay escenarios semivírgenes son la constante.

Los quintanarroenses, quienes viven del turismo, han sabido establecer los debidos protocolos de bioseguridad. Además, la importante conectividad aérea del Aeropuerto Internacional de Chetumal han convertido a esta capital en una atractiva puerta de entrada para descubrir las joyas menos exploradas del Estado.

Esta área está en pleno crecimiento. Sin embargo, el viajero que hasta aquí llegue, lejos de toparse con los grandes desarrollos turísticos, hallará la calma de pequeños poblados. Se abrazará del confort que ofrecen hoteles boutique y riqueza gastronómica tanto en locales tradicionales como en restaurantes con propuestas contemporáneas.

Piel de nopal

La Grand Costa Maya es ideal para reconectarse con uno mismo. Ofrece alternativas para quienes viajan en pareja, con la familia o con pequeños grupos de amigos. Reina el descanso, aunque también es posible maridarlo con un poco de aventura; hay un amplio catálogo de actividades ecológicas y acuáticas como esnórquel, buceo, kayak y paddle board, entre otras.

Una joya más

El tiempo parece correr más lento. El destino se presta para que los citadinos se despojen del estrés. Muchos practican el slow travel disfrutando -al estilo de los lugareños- de cada momento y de la naturaleza.

A unos 40 minutos del aeropuerto de Chetumal se encuentra Bacalar, que ostenta el título de Pueblo Mágico y presume una maravilla de la naturaleza conocida como la “Laguna de los Siete Colores“.

Los amantes de lo natural se dan vuelo ya que en este destino, además, tanto el turismo de bienestar como el consumo de lo local son prioridades.

Y, aproximadamente a una hora de Bacalar, está Mahahual, que invita a volver a los básicos: dar un paseo en bicicleta, descansar en una hamaca a la sombra de las palmeras, probar delicias elaboradas con la pesca del día, recibir un masaje ambientado por el suave oleaje y tomar un merecido respiro.

Toma nota

Los quintanarroenses han sabido llevar los protocolos de bioseguridad y, por ello, piden a los visitantes seguirlos. Por ejemplo, con el uso del cubrebocas -a pesar del calor y el sudor- son muy estrictos. La capacidad de hoteles y restaurantes está topada a los porcentajes establecidos, y en todos los negocios se promueve el constante lavado de manos y el uso de gel antibacterial.

Te puede interesar: Piel de nopal