NIDO DE VÍBORAS

785
Nido de Víboras

 

 

POR KUKULKÁN

PUES YA hay varios tiradores para hacerse de los contratos del tramo cinco del Tren Maya, el más importante de todos, en cuanto a interés económico. Nos llega información del epicentro del Fonatur, que los apuntados son, como siempre, la entusiasta empresa ICA, dirigida por Guadalupe Philips, y que hasta ahora anda levantando las migajas dejadas por el poderoso consorcio chino CCCC. Sin ofender a este grupo mexicano, pero es que la portuguesa Mota-Engil, del vanagloriado peñista y calderonista, además de priista de hueso colorado, José Miguel Bejos, le acaba de ceder casi 40 por ciento de sus acciones a la empresa asiática. Es decir, los contratos mayoritarios pasan para desarrollarse por manos y mentes del dragón, como no será la excepción con el tramo “chinco”, disculpe, ¡cinco!

* * *

UN AÑO se llevará el lío jurídico por la suspensión del tramo dos del Tren Maya, en Campeche. Casi 365 días han logrado ganar para retrasar los trabajos en este lugar. Durante una entrevista Xabier Martínez Esponda, director Técnico Operativo del Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA) explica que “la autoridad no podrá realizar obra que no existía, pero sí permite rehabilitación de vía férrea y el juzgado también autorizó que se continúe con las licitaciones”.

ES DECIR, esta papeleta de “limbo acusatorio” generará nuevos intereses y pondrá presión en los juzgados cuando “debió suspenderse todo”. Pero no, aun así el CEMDA explica que el proceso “será largo”. Habrá una audiencia incidental en la cual la jueza deberá tomar la decisión de mantener o ampliar la suspensión, las autoridades contestarán la demanda, después viene la parte probatoria, el desahogo de pruebas, la audiencia constitucional y la construcción de la sentencia. “Estamos empezando un camino que va a durar por lo menos un año”, dice él tan tranquilo.

* * *

EL FINANCIERO nos informó ayer de un choncho lío de accionistas de la Desarrolladora Inmobiliaria Hotelera Playa Mujeres, propietaria de un pequeño resort de 498 habitaciones que operará como Paradisus, lo que significa una especie de VIP del grupo español hotelero Meliá. De este consorcio, Félix Romano es el presidente y Rafael Zaga el secretario. Hasta aquí todos bien entendidos y todos bien contentos y en orden.

PERO, COMO siempre esos “peros”, desatan tormentas y problemas, Zaga acusa a Romano de privarlo de lo que llama “derechos accionarios” de algo así como 37 millones de dólares. ¿Tan poquito? Ni un centavo más ni un centavo menos. El conflicto crece porque Romano intentó que la controladora que lo representa contrajera una deuda con un tercero, un tal Guadarrama y Sierra. Por si el lodo no estaba espeso. ¿Vaya manera de complicar lo complicado?  Y, ahora, al parecer, con ese crédito hay intenciones de capitalizar la empresa para debilitar a Zaga.

HAY QUE recordar que en noviembre pasado el Juzgado Tercero de Distrito de Quintana Roo dejó sin efectos las resoluciones de la asamblea de septiembre, por lo que dichos créditos contratados carecen de legalidad y se mantiene firme el Consejo de Administración original, con sus respectivos poderes. Atrás de Guadarrama y Sierra está la familia El-Man y Elías Sacal, dice El Financiero. El lío parece choncho y más choncho lo que está por venir a las apacibles olas de las playas del Caribe. Es un resort pequeño, cierto, pero el asunto es que es un negocio muy VIP. ¿Estará metido el Rey Juan Carlos?

@Nido_DeViboras

 

NIDO DE VÍBORAS