¿’Carcacha’? El flamante Targa 911 de Selena

999
Selena

 

  • La cantante Selena siempre tuvo buen ojo para los autos; fue dueña de un Porsche 968, un Porsche 911 Targa y un BMW M3.
MELISSA RODRÍGUEZ / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Puede que Selena, la reina del Tex-Mex, sufriera con la carcacha que tenía su novio de la adolescencia, pero una vez en la cima del éxito, la cantante ya no tuvo que preocuparse de que un auto la dejara tirada gracias a su Porsche 911 Targa.

De acuerdo con el relato de su esposo, Chris Perez, en su libro “Para Selena con Amor”, la cantante compró un Porsche 968 color negro que compartían, hasta que, animado por un amigo que tenía una agencia de autos, Perez compró el Porsche 911 Targa de 1987.

La pareja usó ambos Porsches durante algún tiempo, aunque el favorito de Selena siempre fue el rojo, que además de ser de la tonalidad de su sello personal en su lipstick, llamaba la atención por ser parcialmente descapotable.

#AutosLeyenda: El Mercedes-Benz prohibido para la Princesa Diana

Perez recuerda que muchas veces la cantante lo retó a ver quién de los dos llegaba más rápido de Corpus Christi a San Antonio. Sin importar las manos que lo condujeran, el Targa rojo siempre fue el ganador.

El 911 Targa llamaba la atención por la cola de ballena y el techo semiplegable. Y, a pesar de ser un modelo más antiguo que el 968, era un bólido de más de 200 caballos de potencia y un motor de 3.2 litros.

Aunque Selena entonces ya tenía una exitosa carrera y podría haber comprado fácilmente el auto de sus sueños no lo hizo convencida por su esposo de que cambiar tan pronto de auto era un gasto innecesario.

Al saber cuánto le gustaba conducirlo y sabiendo que necesitaban una camioneta para viajar con más miembros de su familia y transportar instrumentos, Perez decidió regalarle el Targa a la cantante.

Como sucesor del Targa, Perez consideró una Chevrolet Silverado 1993 en color azul e incluso llevó a Selena a la prueba de manejo. Sin embargo, no la compró en el momento, pues, según relata, aunque Selena le insistió en que se la llevara el mismo día, Èl necesitaba más tiempo para decidirse.

Días después, cuando la pareja celebraba su aniversario, la cantante lo sorprendió con la Silverado como regalo.

Selena amaba la adrenalina de los vehículos y no era inusual que tomará la motocicleta de su esposo para pasear pese a no tener mucha experiencia en su conducción. En otra ocasión, incluso compró un go-kart luego de ver varios de ellos estacionados en una tienda y, al llegar a su vecindario en Corpus Christi, permitió que los niños de la escuela cercana lo manejaran uno por uno.

Puede que todos relacionemos el nombre de Selena con su éxito de “La Carcacha”, pero lo cierto es que siempre tuvo buen ojo para los autos, pues antes de conducir su Porsche 968 tuvo un BMW M3 que le fue robado.

Te puede interesar: #AutosLeyenda: El Mercedes-Benz prohibido para la Princesa Diana