Se retrasa calendario de obras de Tren Maya  

60
TrenMaya
  • La pandemia de Covid-19, el paso de los huracanes y las inundaciones en el sureste mexicano han retrasado al menos tres meses la construcción del Tren Maya.
DALILA ESCOBAR

CIUDAD DE MÉXICO.- La pandemia de Covid-19, el paso de los huracanes y las inundaciones en el sureste mexicano han retrasado al menos tres meses la construcción del Tren Maya, reconoció el director del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), Rogelio Jiménez Pons.

Algunos procesos en los concursos de licitación también han postergado el inicio de trabajos en algunas áreas de los siete tramos.

“Hay muchas gestiones en las que no podemos avanzar, porque apenas se reiniciaron las asambleas que tienen que ser tomadas en cuenta para ciertas decisiones, no son graves pero son muchas cosas”, aseguró.

Añadió que “se tiene que retomar ese tiempo. El Covid nos ha atrasado muchas gestiones; y también por rezagos en algunos concursos se fue retrasando mucho”.

Jiménez Pons dijo que han sido los terrenos el elemento que más ha complicado los trabajos, por cuestiones climatológicas, “que es lo espantoso”. Fonatur contempla que esos meses perdidos podrían recuperarlos al inicio de 2021.

“Es algo que debe de preocuparnos y ocuparnos, el que no nos gane el tiempo, porque esta obra tiene que estar terminada, el tren tiene que estar ya en funcionamiento en el 2023. Vamos a inaugurar todo el circuito, los 1,500 kilómetros para ese año”, afirmó.

Otro elemento que ha retrasado otros proyectos prioritarios del presidente Andrés Manuel López Obrador, son los amparos en contra de las obras.

El último para el Tren Maya fue el interpuesto por comunidades indígenas, campesinas, urbanas y costeras de Campeche, Yucatán y Quintana Roo, el cual derivó en la suspensión definitiva para el tramo 2, que abarca de Escárcega a Calkiní, el 7 de diciembre.

El amparo se presentó en julio del 2020, por violaciones a derechos humanos fundamentales como el acceso a un medio ambiente sano para el desarrollo y bienestar, informó el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA).

Ante este hecho, el 8 de diciembre, el presidente López Obrador consideró que su administración ha acatado todos los ordenamientos judiciales; pero, aseguró que serán analizadas para evitar que detrás haya intereses político-electorales.

“No hay ningún atropello a los derechos humanos, no se cometen injusticias (…) Tenemos que estar brincando obstáculos, pero se cumple con la legalidad”, aseguró.