CONTRASTANDO IDEAS

704
Ricardo Monreal

  • ¿Los Contrapesos de la  democracia del siglo XXI o los nuevos poderes fácticos en el ejercicio del poder?
DR. JULIO JIMÉNEZ MARTÍNEZ

No cabe duda que en política no existen las casualidades, pero sí las causalidades; ya que en la antesala del nuevo juicio político en contra del controvertido expresidente Donald Trump, que comenzará el próximo 8 de febrero con la finalidad de que el Senado norteamericano continué con el proceso de confirmación del gabinete del presidente Joseph Biden.

El líder del Senado, Chuck Schumer, afirma que enviará diversas pruebas el próximo 28 de enero y afirma que será un juicio histórico y sentará un precedente en contra de Donald Trump; ya que para un amplio sector del pueblo norteamericano, representa el auténtico ejercicio de la justicia como consecuencia de las declaraciones del expresidente Trump en relación a que seguirá en el terreno de la política y muy pronto estaría de regreso, razón por la cual, los legisladores demócratas presentarán cargos por los hechos que lo relacionan directamente con su irresponsable actuación del pasado 6 de enero, cuando encabezó un mitin cerca de la Casa Blanca para expresar su inconformidad en relación a  los resultados de las elecciones presidenciales de noviembre, que las califica de fraudulentas.

Es muy importante considerar que para los gobernantes, las redes sociales como Twitter, Facebook, Instagram, etc. se han transformado en un contrapeso para el ejercicio del poder, pero también en un peligroso instrumento con un desafiante poder mediático.

No podemos dejar de mencionar la inédita y desafiante medida del pasado 8 de enero, cuando los ejecutivos de Twitter, tomaron la contundente decisión de suspender de manera permanente la cuenta (@realDonaldTrump) por violar  los códigos de ética y las reglas de uso de Twitter, con el argumento de que sus mensajes ponían en riesgo la estabilidad política, incitaban a la violencia, vulneraban los procesos democráticos y ponía en riesgo la seguridad nacional del pueblo norteamericano.

Sin embargo, el expresidente Trump, al conocer la noticia, condenó la decisión de Twitter y denunció  que Twitter “ha ido más y más lejos” al grado de prohibir el ejercicio de “la libertad de expresión”, y los acusó de haberse “coordinado con los demócratas y la izquierda radical” para eliminar su presencia en redes sociales.

Mientras tanto en México, el pasado viernes 15 de enero, el Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE), en atención a la resolución del Tribunal Federal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), elaboró un acuerdo para fijar los parámetros de los mensajes del mandatario y, con ello, evitar una posible afectación a la equidad durante la contienda electoral del próximo 6 de junio. Entre las medidas cautelares que incluye el acuerdo, destacan de manera vinculatoria; ya que el presidente no podrá abordar en sus conferencias de prensa (mañaneras), cualquier tema relacionado con los comicios, el financiamiento a los partidos políticos, tampoco temas relacionados con el legítimo derecho a la coalición de partidos o candidatos, durante el periodo electoral 2021, acuerdo que se originó como consecuencia de la solicitud de medidas cautelares promovida por el Partido de la Revolución Democrática (PRD), en atención a la inminente violación de los artículos 41 y 134 de nuestra Constitución.

Es indispensable aclarar que este debate, se desencadeno como consecuencia de las críticas, comentarios y descalificaciones expresadas por el mandatario mexicano, durante la conferencia de prensa del pasado 23 de diciembre, en la que hizo referencia a la coalición “Va por México”, integrada por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), Partido Acción Nacional (PAN) y el de la Revolución Democrática (PRD).

Es indispensable aclarar que la determinación del Consejo General del INE, no busca restringir el legítimo ejercicio de la libertad de expresión, la libertad de prensa y/o el derecho constitucional de acceso a la información pública, derechos previstos en el artículo 6º. Constitucional, circunstancia que el INE en su condición de organismo constitucional autónomo, tiene el deber constitucional de garantizar la equidad, imparcialidad y legalidad  durante los procesos electorales bajo los principios universales de la democracia.

Ante las especulaciones, la desinformación e incertidumbre que se ha difundido sobre la transmisión de las conferencias mañaneras del Presidente Andrés Manuel López Obrador, es de vital importancia aclarar que nadie ha propuesto suspenderlas o cancelarlas.

Para los mexicanos el histórico proceso electoral 2021, representa un importante reto para el gobierno de la 4T, ya que, en un ejercicio de congruencia democrática, no se puede hacer un uso indebido del derecho constitucional de acceso a la información pública, la legítima libertad de expresión y el deber constitucional del presidente AMLO, en mantener oportuna y verazmente informados a los mexicanos en temas de carácter económico, salud, seguridad, etc. Acciones que no se pueden confundir con una maquiavélica estrategia de promoción político-electoral, disfrazada de conferencia de prensa.