Alfonsina: ‘chaira’ de hueso colorado

417
Alfonsina: ‘chaira’ de hueso colorado
  • Alfonsina considera que la política es muy buena, lo que es malo son algunas personas que han hecho de la política un negocio personal.
ÉDGAR FÉLIX

CANCÚN, Q. ROO.- A simple vista Alfonsina Morales Alzaga tiene 25 años o tal vez menos, pero conforme diserta sobre temas de política estatal, de asuntos nacionales, de experiencia en luchas sociales desde el movimiento estudiantil “Yo soy 132”, de su entrega a ultranza por causas feministas, de justicia a la población, de honestidad, su jovialidad proyecta a una mujer con la capacidad suficiente para debatir en cualquier foro al tú por tú.

Es abogada, con estudios en el extranjero y una “chaira” de hueso colorado y “enchairada” de serlo, profundamente lopezobradorista desde la cuna y quiere ser candidata a diputada federal por Morena en el Distrito III, con sede en Cancún, porque trae una agenda apretada de asuntos para impulsar iniciativas de equidad, de temas de feminismo, de justicia social, de oportunidades para las personas, para los jóvenes, de leyes modernas que permitan tener condiciones de desarrollo tecnológico más apropiadas, entre otras.

Dice traer ondeando la misma bandera que el presidente López Obrador si logra llegar al Congreso porque al igual que el Ejecutivo hace suya la consigna y la promesa: “no les voy a fallar”. 

Además, asegura tener la templanza para ser una excelente política del estado porque su familia la respalda para debatir y llevar hasta sus últimas consecuencias las iniciativas que presente en el Congreso si resulta ganadora por la candidatura y luego en las urnas.

Para ella la política no es una actividad mala porque explica que México está trascendiendo hacia formas honestas de legislar, de hacer políticas públicas, el poder asignar recursos para el apoyo de las personas, el diseñar estrategias para enfrentar asuntos como la pandemia, y eso es lo mejor. 

“La política es muy buena, lo que es malo son algunas personas que han hecho de la política un negocio personal, y que están sesgados hacia el neoliberalismo y hacia la corrupción”, subraya.

De llegar al Congreso del Estado sus ejes para desarrollar se basan en la lucha incansable por los derechos humanos de las mujeres, en especial los derechos sexuales y reproductivos, que abarca no sólo la interrupción del embarazo sino la violencia obstétrica, la educación sexual integral, los métodos anticonceptivos; también los derechos de niñas, niños, adolescentes que históricamente no sólo han sido violentados sino olvidados y se les ha considerado objetos de tutela y no sujetas de derechos.

En su agenda de lucha, no olvida a las personas de la tercera edad que si bien se les ha estado dando mucho apoyo en el gobierno federal hay que consolidar acciones para mejorar sus condiciones de vida, con atención e integración.

Otro de los ejes es la movilidad porque no sólo es un asunto de infraestructura sino también un derecho humano que al final afecta a otros derechos y al tener ese enfoque nos hace verlo de una manera muchísimo más integral.

La joven promesa es enfática en lo que llama la justicia restaurativa para ir más allá de la visión positivista que tanto permea en el sistema y las cárceles, en los penales, además de abanderar iniciativas que no sólo ahonden en la rendición de cuentas y la transparencia sino también en medidas efectivas la anti corrupción en distintos ámbitos y niveles de los gobiernos municipales, estatales y federal. Al final, dice ser una mujer de izquierda desde la cuna porque su nombre viene de esa canción emblemática de las revoluciones estudiantiles de los setenta, de aquellos años parisinos en Europa y contra las dictaduras instauradas en los países de la  América del Sur de los setenta cuando Mercedes Sosa, la celestial “Negra”, interpretaba “Alfonsina y el mar”, esa mujer vestida de mar. Aquí anda en Cancún buscando ser diputada federal.

Te puede interesar: Dará a conocer Morena a candidatos a diputados federales hasta febrero