Mike Bautista, el mexicano que brilló junto The Weeknd

181
Mike

  • El mexicano Mike Bautista celebró la oportunidad de trabajo junto a The Weekend para tantas personas en medio de una pandemia.
JUAN CARLOS GARCÍA / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Sin hacer caso a los comentarios negativos que se dieron por el espectáculo del medio tiempo del Súper Tazón, a cargo de The Weeknd, el mexicano Mike Bautista celebró la oportunidad de trabajo para tantas personas en medio de una pandemia y de haber cumplido con todas las restricciones sanitarias establecidas. además de sumar un logro más en su trayectoria.

Oriundo de la CDMX, criado en el Estado de México y radicado en Los Ángeles, Luis Miguel Valdés Bautista tiene 32 años y 22 como bailarín profesional. Es bailarín permanente del ensamble de Ricky Martin y quedó fascinado con los resultados del domingo, con su papel de bailarín principal.

“Es muy fácil opinar, hablar y decir. Todos somos libres de dar un punto de vista, pero juzgar por juzgar ni lo tomo en cuenta. Para una estrella como The Weeknd es un gran logro en el Super Bowl y es un gran, gran artista. No todos tienen que ser Madonna, Katy Perry, Shakira o J.Lo. No podemos comparar.

“Nadie toma en cuenta que hubo medidas sanitarias como nunca antes. Restricciones de baile, no podíamos tocarnos, tenía que haber una distancia específica, incluso con el equipo técnico y de distribución. Era un programa masivo para televisión, no un especial hecho para un foro”, enfatizó el bailarín y profesor.

Mike, @mikebautista0707 en Instagram, aseveró que una de las grandes motivaciones para el equipo que colaboró en la realización del show fue que les daba una luz de esperanza para una industria que está colapsada. No podía haber objetos que se desplazaran y cambiaran de manos, ni podían tocarse entre ellos.

“Todos pasamos por un estricto protocolo de seguridad. Fueron más de 10 días de cuarentena y empezamos a ensayar por medio de Zoom. Cuando llegamos al hotel en Tampa debimos estar solos, en nuestra habitación, y no se podían hacer grupos, ni turisteo. Fueron muy estrictos y era por contrato.

“Nos hicieron pruebas y hubo casos positivos que tuvieron que salir. Hay muchos temas de los que quienes opinan no tienen consciencia. Fue una gran inversión y nos sentimos orgullosos de hacerlo. Imagínate: siempre que haces un show devuelves el vestuario. En este caso, nos lo regalaron a todos”, detalló quien forma parte del elenco de Ricky en el Movimiento Tour.

Mike Bautista estudió artes marciales antes de probar con ballet, jazz, contemporáneo y hip hop en Black Studio en la CDMX, antes de irse a estudiar a Broadway Dance Peridance Capezio Center en NY, lo que lo llevó a ser primer bailarín en la compañía Crisol Danza en México y luego a trabajar con Yuridia, Daddy Yankee y Gloria Trevi.

Casado con la también coreógrafa y bailarina de Detroit, Kristen Shapero, el “orgullosamente chilango”, como él dice, agradeció la oportunidad que le brindó la coreografía de todo el espectáculo, Charm LaDonnea, quien colabora de planta con Rosalía y Dua Lipa.

“Antes de entrar al estadio nos examinaron todo. Descargamos unas apps especiales para control clínico y de parte de la producción para el control. Tuvimos que enviar documentación en regla, porque como es seguridad nacional, se hace un chequeo de antecedentes, FBI, etc, y si hay récord criminal, vas para atrás.

“Fue todo tan cuidado que incluso en los cambios de ropa, quienes nos daban el vestuario tenían cuidado de ponerlos en bolsas, de no tocarse, una logística como nunca. Las máscaras, los guantes, todo fue muy significativo”, dijo.

A seis años de haber iniciado su aventura en California, Mike sigue abriéndose camino y presume orgulloso que ha figurado con figuras como Hailee Steinfield, Luis Fonsi, Daddy Yankee, J Balvin, Romeo Santos y Sebastián Yatra.

Y en caso de que se pregunte en dónde estaba Mike Bautista entre los más de 280 bailarines que participaron, él fue uno de los 80 “pro dancers”, o bailarines profesionales que estuvieron en el escenario, entre mamparas y con luces, y de los que bajaron con The Weeknd a la cancha para el acto final.

“Soy de los que estaba más cercano a él, la llamada ‘pro dancers’ a los que somos profesionales. Y ‘fill dancers’ a los que completan la coreografía. Organizarlos y coordinarlos a todos fue una labor enorme, y en pandemia, más. Desde mi perspectiva era algo fantástico.

Un gran show. Esos tres cambios serán historia para mí, el de la bata blanca con máscaras de luz, el rojo y saco negro con satín brillante negro, y el rojo con máscaras y luces en las manos, wow, espectacular”.

Y para culminar la charla, el mexicano asegura que esta experiencia fue una reafirmación a su vocación, ya que muchas personas le dijeron que este oficio no le daría para vivir. Trabajó en una tienda y cortando pasto mientras estudiaba en NY. Se enfrentó a discriminación y escepticismo. Sus papás le decían que estudiaran una profesión formal.

“Hoy me siento muy muy orgulloso de todo lo que he hecho”, dice.

ASÍ LO DIJO

“Todos nos sentimos orgullosos, celebramos que en una época de pandemia nos dieron trabajo y se hizo con todas las medidas y limitaciones. (El show) me cambió la vida, y yo me quedo con lo positivo, no lo negativo”. Mike Bautista, Bailarín.

Te puede interesar: The Weeknd se roba las luces