NIDO DE VÍBORAS

459
nido
Por KUKULKÁN

NADA MÁS desafortunada que la fortuna, dice un refrán popular acuñado por los bisabuelos por alguna historia proveniente de algún rey mareado por el poder, por el dinero y por su propia incapacidad e ignorancia. Sobre este refrán deberán fincar sus esperanzas quienes aspiran a algún cargo de elección popular, sean del partido que sean y sean del cargo que sean. Para este caso será la misma gallina revolcada cada tres, seis o cierto tiempo medido en años, pero la misma cloaca. Llegar por llegar no es un asunto de palpitaciones del corazón y menos de necesidades en el bolsillo, sino de compromisos con la sociedad. Esos votantes abstractos de los que todos hablan ahora pero que nadie ha visto ni saludado en persona serán quienes les den el hueso anhelado.

ESTO VIENE a cuento porque los periódicos, noticiarios y ese periodismo derrochador de informaciones reproduciendo los mensajes de convencimiento de los aspirantes a candidatos ya no tienen el efecto de hace algunos años para cambiar tendencias o preferencias. Ahora, hay una sociedad (vuelve el ente abstracto) más informada directamente en las redes sociales y Quintana Roo no es la excepción. Es la regla. Quienes ganen tienen y hablan esa lengua que ningún community manager digital (que abundan, por cierto) siquiera conoce serán quienes convenzan. Las campañas se ponen muy interesantes precisamente porque quienes triunfen no será por esa “fortuna” de los reyecitos de antes con fortuna repentina. Las redes han democratizado este proceso y comenzamos como en el juego de la pirinola: “nada para nadie”. Hay esperanzas, dicen las agitadas víboras más punzantes y venenosas.

* * *

HASTA AYER 10 de febrero sumaban en esta entidad 2 mil 305 defunciones y 19 mil 378 casos positivos por la pandemia del Covid-19. En realidad, y a casi un año después de comenzar toda esta pesadilla en que nos tiene el virus del SARS-CoV-2 son cifras controlables. Hasta ahora reflejan porcentajes muy bajos comparativamente con estadísticas mundiales, si tomamos en cuenta cantidad de habitantes y muertos, en el entendido médico de luchar siempre por preservar la vida. Es difícil el tema porque un muerto en estas circunstancias vale igual, o debería valer igual, que una cifra de un millón o millones porque no debe ser la medición por el número sino por el factor humano. Pero para asuntos de cifras, impacto y medidas para contrarrestar esta epidemia, indica que las estrategias han sido exitosas hasta estos días muy cercanos al año de sufrir esta vorágine de salud.

* * *

¿FUEGO AMIGO? dicen los del club verde. Acusan que sus nexos con la mafia de clonadores de tarjetas es pura envidia porque son sólo gente bonita, pura y linda. Se defienden sin argumentar, acusan sin justificar y se agachan cuando nadie les ha tirado un golpe. Son verdes, no lo olvidemos. La última ilustre declaración de los miembros de este club de Tobi dada por José de la Peña es una falta de respeto, como siempre, a la inteligencia de los quintanarroenses. Decir que es “fuego amigo” la vinculación que les hacen con la mafia rumana es, por decir lo menos, un despropósito vulgar. Bueno, ni Jorge Kahwagi en sus buenas épocas salió con algo así. Los reportajes publicados en este diario obedecen a investigaciones periodísticas hechas por varios profesionistas y organizaciones, extremadamente documentados y meticulosamente verificado en información. Cada vez los del verde enseñan más el cobre, demuestran su extrema ignorancia. Y bueno, nos acaban de avisar que José de la Peña se va y lo fueron. ¿Por qué será? ¿Así lo han sacrificado? Ahora sólo hay que esperar que comience a hablar y denunciar a sus ex socios del club.

@Nido_DeViboras