Asoma en Solidaridad crisis de comunicación

169
Asoma en Solidaridad crisis de comunicación
  • Laura Beristain Navarrete arrastra un vacío de comunicación, ya que ha tenido desde que inició su gestión a cuatro directores de medios municipales en tan sólo dos años.
STAFF / LUCES DEL SIGLO

PLAYA DEL CARMEN, Q. ROO.- Desde que inició su administración, la presidenta municipal de Solidaridad Laura Beristain Navarrete arrastra un vacío de comunicación no sólo entre sus colaboradores, sino con la ciudadanía.

Los efímeros equipos de comunicación que ha tenido desde que inició su gestión, con cuatro directores de medios municipales en tan sólo dos años —algo pocas veces visto en un gobierno—, denotan incapacidad para comunicarse con los diferentes sectores sociales.

Y esa falta de capacidad para transmitir un esquema de gobierno propio —casi al finalizar su gestión—, además de su “capricho” para imponer directrices de información “a modo”, han colocado a este municipio en la “cola” de los peores calificados a nivel nacional por las diferentes encuestas.

Pasan unos y otros

Javier Villa García fue el primer director de Comunicación Social en la “Era Beristain”, cuyo paso por esta área, de apenas año y dos meses, dejó mucho qué desear.

Y no tanto por él —a decir de algunos de sus colaboradores—, sino por la dispersión de las directrices en comunicación que recibía de la propia alcaldesa.

Comenzó en septiembre de 2018 y terminó su encomienda informativa en octubre de 2019.

De su trayectoria comunicativa no hay duda, comentan ex colaboradores, ya que adquirió experiencia en áreas de comunicación social en la fracción parlamentaria del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en el Congreso del Estado.

También en el Sistema DIF de la Ciudad de México, donde participó como Community Manager, y en la campaña a la gubernatura por el gobierno del estado de Quintana Roo.

A Villa García se le recuerda por el escandaloso episodio en el que fue destapado el presunto desvío de 34 millones de pesos en su área, producto de jugosos contratos otorgados directamente a empresas de “comunicación”.

En su momento se difundió ampliamente que la presidenta municipal se quedó con parte de esas facturas o pagos a empresas que poco tenían que ver con la comunicación.

El entonces director de Comunicación Social recibió un linchamiento mediático que no pudo librar tan fácilmente, ya que no supo contrarrestar la mala imagen pública que la alcaldesa generó por los presuntos actos de corrupción en su gobierno. 

La salida de Villa García ya estaba cantada, mientras que el municipio de Solidaridad se hundía en una pésima imagen de inseguridad, desaseo urbano y la extorsión a comercios establecidos.

Raíz morelense…

El puesto fue heredado a Román Contreras Nahón, cuyo trabajo informativo se vio bastante mermado por las mismas razones: malas directrices desde la cúspide del gobierno.

Sus raíces son morelenses y parte de su trayectoria comunicativa la hizo de la mano del controvertido ex gobernador de Morelos, Graco Ramírez Garrido Abreu, con quien hizo tareas de Redes Sociales.

Apenas se estrenó en el puesto, le tocó dar un informe pormenorizado al vocero del gobierno federal, Jesús Ramírez Cuevas, de visita al municipio.

Tuvo que explicar cómo el gobierno de Solidaridad asigna recursos públicos a los medios tradicionales de comunicación (prensa, radio, televisión) y a los digitales, basados en el tiraje, audiencias, alcances informativos y el posicionamiento.

Su principal reto al frente de la Dirección de Comunicación fue el planteamiento para normar los criterios de los convenios entre el gobierno municipal y los medios de comunicación, asunto que hasta ahora no ha rendido frutos.

A decir de algunos medios asentados en el municipio, la contratación de pautas de publicidad oficial en este municipio turístico de Quintana Roo no tendrá cambios ni se someterá a imposiciones.

El principal problema que afrontóContreras Nahónal frente de esta Dirección fue detener el criterio discrecional que ha caracterizado a Laura Beristain para asignar dinero público a medios de “comunicación” afines. La transparencia no se ha hecho realidad.

Otro escándalo en el que se vio envuelto el ex director de Comunicación Social fue la muerte de la reportera Martha Caballero Collí, a finales de abril de 2020.

La colaboradora del ayuntamiento de Solidaridad falleció por insuficiencia respiratoria aguda, neumonía viral y coronavirus; previamente, en una carta que se hizo pública, responsabilizó a su jefe inmediato, Román Contreras, de lo que pudiese pasarle. Y pasó.

“Me enfermé por la negligencia del director Román Contreras Nahón, que no quería que trabajemos desde casa. Es lamentable su actuación”, señalaba la misiva que se dio a conocer en Redes Sociales.

Las reacciones del gremio periodístico a nivel local y nacional no se hicieron esperar; se solidarizaron con Martha Caballero, quien durante mucho tiempo se desempeñó como reportera de diversos medios quintanarroenses y en la Dirección de Comunicación del ayuntamiento de Isla Mujeres.

Román Contreras Nahón, al igual que su antecesor, tuvo que dejar su puesto sin cumplir a cabalidad y con profesionalismo su responsabilidad al frente del área de Comunicación Social.

Escritor y poeta…

Y después de estas historias de desaciertos, en octubre de 2020 llegó a la Dirección de Medios de Comunicación Municipales y Difusión Gubernamental el “escritor y poeta” Luciano Antonio Núñez quien sólo duró dos meses en el cargo.

Originario de Tucumán, Argentina, el periodista llegó hace 15 años a radicar a Quintana Roo, ya con su título de Licenciado en Comunicación Social; trabajó en periódicos y revistas y es fundador del portal Grupo Pirámide.

En su país natal publicó el libro de entrevistas “Voces que vuelven”; en México, la “Gaceta del pensamiento” publicó cuentos y parte de su poemario “Tan lejos y otra vez en casa”. 

Algunos medios de comunicación locales lo consideraron como un periodista experimentado, “un jefe de prensa capaz y probado”, pero poco le duró el gusto de ser bien calificado, ya que no ayudó en nada a Beristain Navarrete a sacudirse la imagen de “reprobada” por la sociedad.

A Luciano Antonio Núñez se le recordará más por la disculpa pública que le ofreció el Ayuntamiento de Benito Juárez por los agravios que recibió, al haber sido víctima de hechos violatorios a la libertad de expresión y a sus derechos humanos.

También por haber estado envuelto en una controversia por el presunto plagio de la obra literaria “El Beso de Judas”, que el ex presidente municipal de Cancún, Greg Sánchez, reclamó como de su propiedad.

Mientras tanto, al municipio de Solidaridad no le ayudó en mucho, ya que dos meses después de haber sido designado, la presidenta municipal retrocedió y optó por colocar en el puesto a una de sus colaboradoras favoritas. Las razones reales de su salida nunca se supieron.

Mejora continua…

Laura Beristain dio a conocer que hizo la rotación en la Dirección de Medios de Comunicación Municipales y Difusión Gubernamental “como parte del proceso de mejora continua al interior de la administración municipal”.

Y el 22 de diciembre de 2020 designó a Daniela Mejía Martínez como la nueva responsable de dar un sentido comunicativo e informativo al municipio de Solidaridad, tarea que con toda seguridad será por escasos meses, cuando Laura Beristain deje el cargo.

La nueva vocera es licenciada en Comunicación y Periodismo por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), con amplia experiencia en medios nacionales, consigna un comunicado.

Mejía Martínez se desempeñó como subdirectora de área junto a Román Contreras, quien al dejar el cargo se incorporó al equipo de Jesús Ramírez, vocero de Andrés Manuel López Obrador.

Así las cosas, el gobierno de Laura Beristain seguirá careciendo de un profesional de la comunicación política y gubernamental que la salve de la mala imagen que arrastra desde que asumió el cargo, eso de acuerdo con diversas encuestas.

Te puede interesar: Libra detención El Tiburón Tudor