Se refugian en Cancún rumanos ‘delincuentes’

570
Se refugian en Cancún rumanos ‘delincuentes’
Foto: Medioto
  • En 2012 el FBI asestaba su primer golpe desmantelando una mafia de rumanos involucrados en un esquema de phishing en Internet para ser sentenciados.
ÉDGAR FÉLIX

CANCÚN, Q. ROO.- Las investigaciones realizadas por el FBI, con la cooperación de la Dirección de Investigación del Crimen Organizado y el Terrorismo de Rumania (DIICOT), no sólo indagan las supuestas actividades ilícitas recientes de Florian Tudor en México, sino que han descubierto que desde hace más de 10 años opera en el país una poderosa y estructurada red de la mafia rumana para traficar con personas, drogas, robo de información o pishing en internet, clonación de tarjetas y decenas de fraudes. Rumanos

El FBI investiga al menos desde 2005 a constantes delincuentes rumanos provenientes de Craiova, de donde es Florian Tudor, dedicados a realizar actividades ilícitas y fraudes en el país. Cada año llegan a México y a Cancún decenas de rumanos con antecedentes penales o con asuntos pendientes con la justicia de su país.

Mientras que DIICOT explica en documentos que existe una sospecha razonable de que, a partir de 2012, se formó un grupo delictivo organizado, integrado por ciudadanos rumanos y mexicanos, que actuó en el territorio de Rumania, México y Estados Unidos en cuanto a la comisión de fraudes a través de sistemas informáticos y medios de pago electrónicos (clonación de tarjetas), tráfico de migrantes en la ruta Rumania – México – Estados Unidos y lavado de activos.

DIICOT asegura que “tras las investigaciones se señaló que el líder del grupo coordinó toda la actividad delictiva en México, donde posee, a través de intermediarios, varias empresas, algunas especializadas en la compra e instalación de cajeros automáticos en este país y velando por su mantenimiento”. 

En 2012 el FBI asestaba su primer golpe desmantelando una mafia de rumanos involucrados en un esquema de phishing (una especie de clonación e intercepción -pesca- de sitios) en Internet para ser sentenciados y así dar los primeros pasos en las investigaciones. 

La mafia se extendía también hacia México. Deirdre M. Daly, fiscal de los Estados Unidos para el Distrito de Connecticut, anunció entonces que dos ciudadanos rumanos fueron condenados por su participación en un extenso esquema de ‘phishing’ (pesca) en Internet y ambos oriundos de Rumania. 

El 27 de mayo de 2012, Ciprian Dumitru Tudor, de 33 años, fue sentenciado a 14 meses de prisión por la jueza principal Janet C. Hall del Distrito de New Haven, Estados Unidos. 

El 23 de mayo, Bogdan-Mircea Stoica, de 34 años, fue sentenciado por la misma jueza Hall a aproximadamente 27 meses de prisión. 

Tudor y Stoica fueron extraditados de Rumania tras la ratificación en 2010 de un tratado enmendado sobre asistencia legal mutua entre Rumania y los Estados Unidos.

Tudor fue arrestado por las autoridades rumanas en noviembre de 2013 y extraditado a Estados Unidos ese mismo mes. Anteriormente había cumplido una pena de prisión en Rumania por delitos relacionados. En Stoica fue arrestado por las autoridades rumanas en febrero de 2012 y extraditado a los Estados Unidos en abril de 2012. 

Un esquema de phishing utiliza Internet para atacar a un gran número de individuos incautos, utilizando el fraude y el engaño para obtener información privada personal y financiera, como nombres, direcciones, números de cuentas bancarias, números de tarjetas de crédito y números de seguro social.

En 2013, también, fiscales de la Dirección de Investigación de Delincuencia Organizada y Terrorismo, junto con policías judiciales del BCCO Craiova, procedieron a desmantelar un grupo delictivo organizado transfronterizo, especializado en trata de migrantes, actuando sobre la relación Rumania – México – Estados Unidos de América – Canadá. Realizaron en ese entonces una serie de 13 registros domiciliarios en el municipio de Craiova, así como controles en 8 agencias de viajes, con sede en Craiova. Los líderes del grupo fueron identificados como Chiciu Dumitru, llamado ‘Paris’, de 39 años, Serdaru Filip, de 40 años y Popescu Luigi Cristinel, de 44 años, exponentes del inframundo de Craiova.

Los miembros del grupo señalaron que, a cambio de aproximadamente 8 mil dólares por migrante, reclutaron, guiaron y trasladaron a personas de los condados de Dolj, Vlcea y Mehedinti, facilitando su cruce indocumentado de la frontera internacional entre México y Estados Unidos.

La DIICOT informa que, respectivamente, Estados Unidos y Canadá identificaron a unas 600 personas que salieron del territorio de Rumania hacia México, de las cuales unas 300 personas fueron luego detectadas en Estados Unidos. Los migrantes fueron guiados para que llegaran fraudulentamente a Cancún y Ciudad de México, y luego fueron recogidos por otros miembros del grupo y trasladados a Los Ángeles y Nueva York.

La investigación también examina la posibilidad de que algunos migrantes, que no pudieron pagar la cantidad total de dinero reclamada por los acusados, se vieran obligados a cometer delitos o mendigar en Estados Unidos en beneficio de los acusados.

Los integrantes del grupo obtuvieron de la actividad delictiva la cantidad de más de 1 millón de dólares. En la sede de la Dirección de Investigación de Delincuencia Organizada y Terrorismo – Servicio Territorial de Craiova, se escuchó el testimonio de 60 personas, y una vez finalizadas las audiencias se ordenaron las medidas contra los imputados.

Estos casos han sido poco conocidos y difundidos en México porque se trata de una red bien estructurada de delincuentes rumanos que funciona desde hace varios años en América del Norte, con influencia en Cancún y México, y que es investigada constantemente por el FBI y la DIICOT.

Te puede interesar: Florecieron con Borge empresas de rumanos