Brilla Andrés Romo en Italia

430
Andrés

  • Andrés Romo soñaba con viajar y conocer el mundo. Estudió Diseño Gráfico en la Ciudad de México, para luego aventurarse en Roma.
STAFF / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Desde joven, Andrés Romo soñaba con viajar y conocer el mundo. Por eso, este oriundo de Escuinapa, Sinaloa, se mudó a los 15 años a la Ciudad de México, donde estudió Diseño Gráfico, para luego aventurarse en Roma.

“Llegué allí sin conocer a nadie ni hablar italiano, pero pronto un amigo me recomendó en una librería española y allí empecé a trabajar y a conocer gente, y sobre todo a comunicarme”, afirma en entrevista Andrés, amante de la estética y cuyos diseños han desfilado ya en las colecciones de Alta Costura en Roma.

Un gran sueño hecho realidad

Como dibujaba muy bien, pronto empezó a laborar como ilustrador o figurinista con la creadora Caterina Gatta, lo que lo dio a conocer por su trabajo lleno de líneas sofisticadas y elegantes. Después, trabajó como asistente de la diseñadora Mariú De Sica, nieta del legendario director y actor Vittorio De Sica. Y en 2014 fue invitado al “Artisanal Intelligence”, un proyecto que reúne a nuevos talentos de todo el mundo, en el que destacó con su colección basada en el Acapulco de los años 60.

“Aprendí en los talleres de la Alta Costura, en la práctica, conociendo los secretos de este arte que ha hecho famosa a Italia en el mundo”, comparte.

Une lo mejor del país y Europa En busca de más horizontes, Andrés, autor de uniformes para Alitalia y líneas áreas de Medio Oriente decide mudarse a Milán, donde consiguió un inversionista que le ayudó a levantar su primera pasarela, que logró reseñas positivas.

“En mi colección, trato de mezclar lo mejor de México con Italia. Mis diseños siempre tienen un detalle, un guiño, como pueden ser flores bordadas o mangas bombachas tipo las del cine de oro nacional. Me baso, por ejemplo, en el Carnaval de Mazatlán o en los trajes de las piscadoras de tomate de Sinaloa”, comenta Romo, quien ha nombrado a sus colecciones “Cielito Lindo” o “Tambora”, ésta última en honor a la música de su tierra.

“Fue una sensación única y maravillosa caminar al final de esa pasarela con esas notas que me recuerdan a Sinaloa. Me hace pensar que los sueños se cumplen, sólo hay que trabajar duro y tener un poco de suerte”.

Así lo dijo

“Que nadie les diga que no se puede. Sigan el impulso de su corazón para lograr sus metas”. Andrés Romo, diseñador.

Te puede interesar: En una Reserva se esconden seres mágicos