Cambian rumbo petroleras, excepto Pemex

256
Pemex
  • Mientras petroleras en el mundo han dado un giro a su modelo acelerando el camino a la transición energética, Pemex mantiene misma línea.
KARLA OMAÑA / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- A diferencia de Petróleos Mexicanos (Pemex), las grandes petroleras del mundo están adoptando nuevos modelos de negocio para hacerle frente a los resultados negativos que tuvieron durante 2020 por la pandemia.

Emily Medina, experta en política energética y asociada en Energy Policy Research Foundation, dijo que a raíz de la pandemia las petroleras del mundo comenzaron a acelerar el camino a la transición energética, impulsadas por la continua incertidumbre en la volatilidad de los precios.

“Las compañías petroleras que supieron mitigar los riesgos por el Covid fueron las que menores pérdidas tuvieron en 2020.

“Hemos visto que las otras empresas están adaptándose a la nueva situación y Pemex debe ir en la misma línea, enfocarse en las áreas de negocio que sean más rentables y tengan mayores márgenes”, indicó Medina.

Petrobras es el ejemplo de cómo una petrolera estatal pasó de ser la más endeudada a eficiente.

En 2019, la petrolera arrancó un plan para vender 8 de sus 13 refinerías. La decisión fue parte de un programa de desinversiones para reajustar su tamaño y concentrarse en actividades más estratégicas y rentables, como explotación de petróleo y gas.

Sus resultados financieros reportan un flujo de caja de 24.1 mil millones de dólares, destacando ingresos por desinversiones que fueron de alrededor de 2 mil millones de dólares el año pasado. Además, produjo un récord de 2.28 millones de barriles diarios.

En el caso de Shell, pese a que en 2020 sus ganancias fueron afectadas por la pandemia, ya había anunciado una reestructuración de sus complejos refinadores a seis parques petroquímicos, además de un acelerado modelo de negocio enfocado en gas.

Al igual que sus rivales, como Exxon o Chevron, Shell respondió al golpe a la demanda con un recorte drástico de su gasto.

Al contrario, Pemex ha redoblado su apuesta en refinación y a construir una refinería, pese a que las seis que tiene trabajan a menos de 50 por ciento de su capacidad y sus pérdidas superaron los 480 mil millones de pesos el año pasado.

Te puede interesar: Alista Secretaría del Trabajo norma para igualdad laboral