Exhiben estafas de esposo de alcaldesa

1208
Exhiben estafas de esposo de alcaldesa
  • Al empresario Carlos Alberto Moyano, ex portero de las Chivas y esposo de la alcaldesa de este municipio Laura Fernández Piña.
ÉDGAR FÉLIX

PUERTO MORELOS, Q. ROO.- Al empresario Carlos Alberto Moyano, ex portero de las Chivas y esposo de la alcaldesa de este municipio Laura Fernández Piña, no le cuadran las cuentas. 

Y es que el precio unitario por cada lámpara led que ha vendido a través de su empresa Mexiled S.A. de C.V., a varios gobiernos estatales y municipales, fluctúa entre 7 mil y 45 mil pesos lo cual ha desatado una serie de demandas penales y denuncias en su contra, excepto en Puerto Morelos donde Moyano ha ganado al menos unos 45 millones de pesos mientras calles y avenidas siguen en completa penumbra.

Directivos de Servicios Públicos de este municipio explicaron que hasta donde saben Mexiled no ha logrado contratos directos, pero sí ha sido intermediaria para suministrar insumos y mano de obra. 

Por ejemplo, dijeron que la alcaldesa fue muy enfática en ampliar la red de alumbrado público en Leona Vicario, con poco más de 26 millones de pesos provenientes del Fondo para la Infraestructura Social Municipal y de las Demarcaciones Territoriales del Distrito Federal (FISMDF).

Sin embargo, ninguno de esos contratos lo ha hecho público, aunque ya hay demandas contra la alcaldesa Laura Fernández para que sea investigada por el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) por ocultar información y dar indicaciones para que los contratos con la empresa de su esposo “no se entreguen ni una sola hoja”.

Conocido también como “el empresario de la oscuridad” por la opacidad con que realiza los acuerdos oficiales que casi siempre son por 100 millones de pesos, Moyano ha logrado crear una extensa red de complicidades en varias administraciones, principalmente de extracción priista y del verde, donde sus servicios han resultado con observaciones de sobreprecios y de no realizar o instalar la infraestructura pactada en los contratos.

Entre sus amistades íntimas, se cuenta a Alberto Silva Ramos, ex alcalde de Tuxpan, Veracruz, quien fue el vocero estrella del gobernador Javier Duarte, ahora encarcelado; así como del otro también ex gobernador de Quintana Roo, Roberto Borge Angulo, igualmente tras las rejas. 

Desde hace más de una década, el empresario ha venido de salto en salto por una lluvia de denuncias penales de varios Ayuntamientos de Jalisco y de Veracruz contra su empresa Mexiled, debido al incumplimiento del servicio y al descubrirse que nunca fueron instaladas las lámparas led ni la infraestructura prometida.

Acostumbrado a negociar en lo oscurito —como lo denunciaron alguna vez por ser la pieza clave para ceder los derechos “inexplicablemente” del equipo de futbol Guadalajara al ahora finado empresario Jorge Vergara—, el empresario ha sido cobijado por las administraciones priistas y verdecologistas.

Funcionarios de este Ayuntamiento denunciaron a esta redacción que al menos se han firmado cuatro contratos que suman 42 millones de pesos para ampliar la red de alumbrado público de la cabecera municipal y algunas localidades como Leona Vicario, convenios que no ha hecho públicos a pesar de que es una obligación legal. 

Pero este incumplimiento ha sido el modus operandi del esposo de la alcaldesa, porque en Tonalá, Jalisco, el Ayuntamiento lo denunció penalmente por un fraude de 128 millones de pesos que cometió en perjuicio de la autoridad municipal de marzo de 2016 a febrero de 2020, según un contrato firmado en 2014 con Mexiled para la sustitución y mantenimiento de luminarias de alumbrado público durante 20 años se estuvo pagando mensualmente en ese periodo a pesar de que la empresa incumplió los términos del contrato y éste fue rescindido. Los mismos años que también obtuvo acuerdos con la administración de su esposa.

De acuerdo al contrato firmado por el Ayuntamiento de Tonalá y Mexiled se estipula una vigencia de 20 años y un pago dividido en mensualidades por un total de 301 millones 631 mil, de los cuales 157 millones 346 mil serían usados para comprar luminarias de tecnología LED, y los restantes 144 millones 284 mil pesos para “inversión en infraestructura”. Nada se realizó. 

El convenio estipulaba dos etapas: la primera, sustitución del “sistema tradicional de alumbrado público, que actualmente opera con tecnologías dispares y en desuso” para evolucionar a un “funcionamiento seguro, eficiente y sustentable”, etapa que debía completarse para empezar a pagar la contraprestación mensual a Mexiled.

Pero si las luminarias para Tonalá y Guadalajara, así como Zapopan causaron polémica, en Ameca fue descomunal el gasto. Una auditoría en esos ayuntamientos arrojó que Guadalajara pagó 7 mil 500 pesos por lámpara, Zapopan 5 mil 300 y Ameca 45 mil pesos. Las 5 mil 800 lámparas que comprarían a Mexiled S.A. de C.V., están presupuestadas en 117 millones de pesos, pero con el plan de pagos a 20 años que consiguió el Ayuntamiento saldrían al erario en 264 millones. Esa cantidad es casi el doble del presupuesto total de 148 millones ejercidos por el alcalde panista Margarito Pacheco.

Además, en el año 2012 en el municipio de Tuxpan, Veracruz, Roberto Carlos Capitán Dávila, acusó ante el Congreso de esa entidad a la administración encabezada por el ex alcalde Alberto Silva Ramos (ex vocero de Javier Duarte) por autorizar un crédito de poco más de 100 millones de pesos, más comisiones y gastos financieros, a la empresa Mexiled S.A. de C.V., con el fin de realizar el suministro, instalación y mantenimiento de materiales, así como equipos destinados al ahorro energético en el sistema de alumbrado público de este puerto.

No obstante, a pesar de prometer que Tuxpan se convertiría en el primer municipio de todo el estado que contaría con un sistema de alumbrado público de lámparas led, permitiendo un ahorro de 70 por ciento en el consumo de energía eléctrica con el cambio de 7 mil 345 luminarias, se comprobó algunos meses después que todo fue un fraude y que el sistema de alumbrado público, al igual que otras áreas, se colapsó por varios años.

Te puede interesar: Así operaba la red de despojo de viviendas en Cancún