Pierde Edith Encalada juicio contra Succar

467
Pierde Edith Encalada juicio contra Succar
  • La protagonista de “Los Demonios del Edén” no pudo demostrar otra vez ante la justicia el supuesto contrato verbal con la esposa de Jean Succar Kuri
MARCO ANTONIO BARRERA

CANCÚN, Q. ROO.- Un nuevo revés jurídico recibió Edith Lorena Encalada Cetina en su pretendido intento de obtener un pago de 200 mil dólares y una propiedad valuada en tres millones de pesos que reclamó por la vía civil, a la esposa de Jean Succar Kuri.

La protagonista de “Los Demonios del Edén” no pudo demostrar otra vez ante la justicia el supuesto contrato verbal con Gloria Pita Rodríguez en 2017, “para contar la verdad y aclarar ciertos hechos” sobre el caso del empresario de origen libanés actualmente preso.

El fallo adverso contra Encalada Cetina fue resultado de una apelación que pretendió combatir la sentencia definitiva del primero de julio de 2020 dentro del juicio 1587/2012, en la cual se determinó que no se logró comprobar jurídicamente el supuesto convenio verbal sobre el pago acordado. 

Y a pesar de que no formó parte del tema en análisis, la juzgadora valoró que si el supuesto acuerdo de pago fue por la intervención de Encalada Cetina en un juicio para que dijera “la verdad” de lo que ocurrió con el empresario preso, “entonces el objeto indirecto del contrato es ilícito”.

La Magistrada de la Quintana Sala Especializada en Materia Civil y Mercantil con sede en Cancún, Dulce María Balam Tuz, fue más allá en la resolución de la apelación (expediente 2018/2020) al ordenar que la quejosa deberá pagar las costas (gastos) del juicio original y del recurso de reclamación que promovió contra la esposa de Succar Kuri.

El Código de Procedimientos Civiles para el Estado Libre y Soberano de Quintana Roo establece que en un juicio cada parte será inmediatamente responsable de las costas que originen las diligencias promovidas (artículo 139), pero cuando se condene a un pago será porque a juicio del juez “se haya procedido con temeridad o mala fe” (artículo 140), de ahí que quien promueva y acumule dos sentencias adversas se le condenará a las costas de ambas instancias (párrafo cuarto).

En ese sentido, la segunda derrota legal de Encalada Cetina originó que fuera condenada a pagar las costas generadas durante el tiempo que duró el juicio ante el Juzgado Primero Civil de Primera Instancia del Distrito Judicial de Cancún, (cuyo fallo definitivo le fue desfavorable el primero de julio de 2020) y la apelación en la Quinta Sala Especializada En Materia Civil y Mercantil (26 de febrero pasado).

Edith Encalada demandó en la apelación un supuesto análisis defectuoso y de valoración de las pruebas ofrecidas y desahogadas por parte del juez de primera instancia, que desestimó a cuatro testigos que a su vez eran sus familiares, cuyos testimonios se consideraron parciales.

El compromiso del supuesto contrato de palabra al que alude la “víctima”, consistió en que ella acudiría a tres entrevistas en medios de comunicación nacional “para contar la verdad y aclarar ciertos hechos” del proceso que involucró a Succar Kuri y del cual Encalada Cetina fue la principal denunciante.

En pago por esta labor, la demandante recibiría 200 mil dólares, equivalentes a cuatro millones 184 mil pesos (a un tipo de cambio actualizado de 20.92 pesos por unidad) y el traslado de dominio de una propiedad valuada en tres millones de pesos.

El caso fue desechado en el Juzgado Primero Civil de Primera Instancia del Distrito Judicial de Cancún por no acreditarse tal contrato de palabra, según la sentencia definitiva dictada el 1 de julio de 2020.

En el proceso, el juez desestimó las declaraciones de cuatro testigos presentados por Edith Encalada, con los que guarda vínculos familiares, quienes supuestamente escucharon o supieron de los términos de dicho contrato, lo que el juzgador desechó por considerarlos parciales.

Entre los testigos presentados por Encalada Cetina figuran presentó a su tío Ricardo Cetina Bacelis, a su madre Lorena Concepción Cetina Bacelis, a su hermana Estefanía Encalada Cetina y a su primo Alejandro Nicolás Buenfil Lugo.

Otra prueba desestimada fue la aportación del libro “En las entrañas del monstruo”, que no se presentó con la validación de los autores Wenceslao Cisneros y Hernán Seúl Cisneros, ex defensores de Jean Succar. Y por último, una prueba adicional también desestimada fue el audio-video de una entrevista de Edith Encalada con un presentador de noticias de televisión y que supuestamente confirmaban el compromiso de ir a medios de información a decir “la verdad” en el caso Succar Kuri.

Te puede interesar: Tratamos a Tudor como a cualquier otro ciudadano.- SSPC