Buscan amuletos contra Covid-19

349
  • En el Mercado de Sonora de la Ciudad de México, la gente ha llegado a buscar remedios, velas, lociones o embrujos que puedan acabar con el coronavirus.
EDUARDO CEDILLO / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Con la llegada del Covid-19 a México, los capitalinos han buscado prevención y cura a la enfermedad hasta en los amuletos esotéricos y la santería.

“Yo creo que el único amuleto contra el Covid es el cubrebocas, la careta y la sana distancia, definitivamente, porque ya vimos que aumentaron los casos ahora que nadie hicimos caso y todo el mundo creímos que no pasaba nada”, contó Guadalupe Ubaldo, comerciante de productos místicos.

Sin embargo, la gente sí ha llegado a buscar remedios, velas, lociones o embrujos que puedan acabar con el coronavirus. Algunos locales incluso ofrecen baños y limpias para curar la enfermedad.

“Mucha gente le ha pegado muy duro y vienen a limpiarse aquí, enfermos, vienen a consulta, por preparados, por baños”, contó otra locataria del Mercado Sonora.

Por la necedad de unos, pagan todos, y los comerciantes del Sonora se ven afectados por la disminución de afluencia de clientes en la zona, y más durante el semáforo rojo.

“Nos afectó muchísimo la pandemia, si el comerciante no abre, no vende, no ofrece, no come. Es muy fácil para la gente de recursos decir ‘son necios, ¿por qué están afuera?’ Sí, pero quién nos va a pagar las deudas”, dijo Guadalupe.

Como comerciante del mercado lleva 50 años y en todo el tiempo de vendedora comenta que esta es la época más dura, pues la afluencia de clientes bajó alrededor de un 70 por ciento.

“El ambulantaje también tienen que comer, si la gente viene a vender es por necesidad y si la gente viene a comprar también es por necesidad, pero acá (dentro del mercado) ya pusimos medidas y estamos abiertos”, contó.

Dentro del mercado también han sufrido pérdidas humanas, pues algunos locatarios han muerto a causa del Covid, lo que ha incrementado la seguridad en el sitio.

“Lo más lamentable es que los dejas de ver. Muchos no quieren que los demás se enteren por miedo a las burlas. El del último puesto de esta hilera se murió y estaba joven, tenía 49 años, se dejó de ver 7 días y luego nos enteramos que falleció”, dijo Ugalde.

Desde que agravó la situación por el Covid, locatarios se unieron para contratar servicios de desinfección y que los locales pudieran ser sanitizados; además instalaron filtros de acceso y eso sale del bolsillo de los vendedores.

“Para no enfermar, tomamos como medida, y aunque nos cueste, pagar la sanitización; los especialistas vienen vestidos de astronautas y nos rocían, todo contal de que se mueran los virus y eso lo pagamos nosotros”.

Guadalupe hizo un llamado a que las personas se cuiden y cuiden a sus familias con las medidas de protección, pues no hay mejor amuleto que cuidar la salud de manera personal. “Esto es un trabajo en equipo, no es culpa de nadie más que de uno el protegerse”, dijo.