Exigen triquis apoyo de Guardia Nacional

270
triquis

  • Tras ser desplazados, triquis piden frente a Palacio Nacional piden su retorno escoltados por la Guardia Nacional para evitar agresiones.
IRIS VELÁZQUEZ / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- La violencia en Tierra Blanca, Oaxaca, desató el éxodo los triquis.

Muchos han migrado y algunos han encontrado la muerte al intentar defender a su comunidad.

Tras ser desplazados, piden frente a Palacio Nacional que el Presidente Andrés Manuel López Obrador los retorne a sus hogares escoltados por la Guardia Nacional para evitar agresiones.

En caravana llegaron a la Ciudad de México el pasado 22 de enero, instalaron un plantón en Avenida Juárez y Eje Central, y como medida de presión también montaron casas de campaña en la plancha del Zócalo.

A los triquis se les ha visto bloquear vialidades, intentar ingresar por la fuerza para hablar con el Mandatario y cerrar vías de acceso al Aeropuerto Internacional de esta capital.

Son al menos 200 personas que cargan fotografías de sus fallecidos y exigen justicia.

Inocentes

Albina García, de 56 años, pide a las autoridades federales por sus tres nietos.

El 26 de diciembre de 2020, en la primera balacera que, asegura, desató este problema, murió el padre de ellos, quienes resultaron heridos de bala.

Andrés Martínez López era su yerno y transitaba por la comunidad cuando integrantes del Movimiento de Unificación y Lucha Triqui (MULT) bajaron del cerro del Rastrojo para intentar apoderarse de las tierras de pobladores, según relata.

La víctima mortal de ese día fue el joven de 32 años, pero Sheila Martínez Martínez, de ocho años; su hermano José Andrés y Darwin Nelson, de un año seis meses, también fueron agredidos.

Los menores, dice, aún se encuentran en el hospital y teme que el más pequeño no pueda caminar debido a que una bala perforó su pierna.

Asimismo, la mujer exige que les regresen sus pertenencias, ya que, cuenta, hasta su ropa les fue robada.

Vigilancia fugaz

Triquis aseguran que desde ese 26 de diciembre no han tenido paz. Todavía lamentaban la pérdida de Andrés, uno de sus defensores, cuando dos días después fueron desplazados.

El día 29, Marco García de Jesús, a quien llaman “líder natural”, acudió a la Ciudad Administrativa con sede en la ciudad de Oaxaca para pedir justicia, pero fue aprehendido al salir de la reunión y aún exigen su liberación.

El 5 de enero se creó una mesa de negociación donde estuvieron representantes de la Secretaría de Gobernación del estado en la que se acordó que elementos de la Guardia Nacional implementarían un despliegue disuasivo, seis días después regresaron escoltados por militares y policías estatales.

Sin embargo, el 14 de enero los militares se retiraron y el 17 se registró una segunda balacera, donde también hubo fallecimientos.

Secuestrados una semana

Era domingo, cuando el grupo con armas largas irrumpió en la comunidad.

Ante amenazas de muerte a quien no se fuera de la localidad, algunos huyeron al monte y fueron ayudados por habitantes de San Juan Copala y San Miguel Copala.

Sin embargo, otras 56 personas decidieron resguardarse en la casa de Lidia por ser una de las más grandes del pueblo.
La mujer de 40 años explica que los MULT se dieron cuenta de que estaban resguardados en ese hogar y les prohibió salir, no tenían agua ni comida, por lo que algunos se desmayaron.

“Ésa es mi mano”, cuenta Nalleli Ramírez quien señala una de las mantas. Aparece sosteniendo la cabeza de una mujer.
“Sólo la agarré porque no aguantaba el dolor de cabeza”, señala.

En esos días, dos hombres de la tercera edad, José Marcelino De Jesús y Tomás Martínez Flores fueron asesinados al intentar defender a su gente.

Te puede interesar: Cruza contrabando 1,700 pipas… ¡al día!