Echan a volar sus negocios tras quedarse sin empleo en Interjet

861
Echan a volar sus negocios tras quedarse sin empleo en Interjet
  • Interjet los dejó sin empleo y ante la falta de ingresos pudieron descubrir talentos y habilidades para un negocio.
AZUCENA VÁSQUEZ / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Interjet los dejó sin empleo y ante la falta de ingresos pudieron descubrir talentos y habilidades para un negocio.

Desde un piloto de una de las aeronaves de la empresa, hasta una supervisora, así como un empleado de control de vuelo, es la historia de algunos extrabajadores de la aerolínea que están emprendiendo el vuelo con sus pequeños negocios.

Antonio García, piloto y primer oficial de vuelo que desde abril pasado dejó de laborar en la empresa ante la reducción de operaciones por la baja demanda de viajes de avión, cambió la cabina de avión por la cocina.

Durante su tiempo en casa, su abuela le enseñó a preparar una pasta con pan a la que él le fue añadiendo otros ingredientes como camarones, contó. 

En octubre pasado, tras recibir comentarios positivos de su pasta por parte de familiares y amigos, decidió prepararla en casa para venderla. 

El encierro fue vital para su negocio, “Cielo&Viento”, porque eso ha detonado más pedidos de comida a domicilio.

En su primera semana entregó tres pedidos y actualmente son entre 20 y 30. 

García promociona su pasta en redes sociales, entrega él mismo a domicilio, y su plan no es volver a la aviación por ahora.

Ana, exsupervisora de Interjet, fue despedida sin liquidación junto con otros 500 compañeros.

Inicialmente arrancó un negocio de raspados y botanas, pero no tuvo éxito y en el mismo local empezó a crear piñatas en diciembre pasado.

En esa ocasión, atraída por sus diseños originales, una dulcería le compró todas las piñatas y eso la impulsó a hacer más.

“Me puse a estudiar, ver tutoriales y técnicas con las que se elaboran. Cuando las estoy haciendo me pongo contenta, es algo que yo no sabía que podía hacer y que me saliera tan bien”, contó. 

Actualmente tiene un stock de más de 20 piñatas, que además elabora con cajas que recicla de tiendas de autoservicio, y su estrategia es ofrecerlas en redes sociales con entrega hasta el domicilio. 

También es el caso de César, quien laboró en control de vuelo de Interjet. La empresa le quedó a deber alrededor de 160 mil pesos (entre sueldo, aguinaldo, fondo de ahorro y vales de despensa), y en enero pasado le pidió a su papá la oportunidad de sumarse a su naciente negocio de esterilización, limpiezas profundas y pintura, llamado SERLIM.  

Aportó aproximadamente 80 mil pesos, ahorrados con su sueldo en Interjet, para nuevo equipo, lo que ayudó a atender la creciente demanda para la sanitización de espacios corporativos.

De noviembre a la fecha SERLIM ha contratado alrededor de 100 personas.

Te puede interesar: Alertan sobre riesgos por lucha de cárteles