NIDO DE VÍBORAS

522
NIDO DE VÍBORAS

POR KUKULKÁN

DESPUÉS DE los dedazos viene la calma; ah no, disculpen, el refrán político de los nuevos tiempos ha cambiado ahora por: después de las en-cues-tas viene la calma. Una calma chicha semejante a la entrada de un huracán que serán las elecciones de las once presidencias municipales de Quintana Roo, donde ya están definidas las candidaturas, los partidos participantes y las alianzas que en lugar de sumar parecen restar votos. Después de que se dieron con la cubeta, la chancla y el molcajete de la cocina nuestros educados y finos suspirantes, finalmente seis quedaron en la línea de salida para reelegirse. ¿Qué tal? Eso sí es democracia, a poco no. De once presidencias municipales seis amenazan con repetir en el cargo, hágame el refrán cabor. Mayor muestra de democracia no puede ser más clara.

HAN GOBERNADO tan bien, dicen las lenguas viperinas equivocadas, que seis fueron considerados para ser postulados otra vez como candidatos y los seis amenazan con quedarse otro trienio, así que si no sufre de azúcares altos en el organismo repasemos los nombres. El primero que llama la atención es el actual alcalde de la bella isla y municipio de Cozumel, Pedro Joaquín, quien está dispuesto a sacrificarse otros tres años por el bien de ese municipio. Ni modo, le tocó bailar con la más bonita. Luego, tenemos a Víctor Mas Tah, del pirruris y millenial municipio de Tulum, donde abunda una población muy grande de extranjeros y donde el metro cuadrado cuesta casi como Polanco. Otros tres años no le caerían mal a don Víctor Mas, lo que no sabemos es si a los tulumenses les hará bien tanto empacho del actual gobierno porque no hay muy buenos resultados que digamos.

EN ESTA lista de reelectos también se encuentra Sofía Alcocer, de José María Morelos, sin pena ni gloria; luego, Nivardo Mena, de Lázaro Cárdenas, quien no ha parado de hacerse bolas con la solución de la grave contaminación de basura en Holbox. Pero eso no es nada, una de las reelecciones más controversiales de esta lista es la del municipio de Solidaridad, donde Laurita Beristain Navarrete, dijo esta boca es mía y aquí me quedo tres años más, les guste o no. ¿Qué tal? Así que los solidarenses seguramente tendrán más parquímetros, más desatinos con la Quinta Avenida y contratos de obras para los cuates de Laurita. Tres años más de terror, pero con la esperanza de que tal vez este municipio ahora sí quede anexado con todo y mar a la gran Ciudad de México, como han sido las intentonas de Laurita.

POR ÚLTIMO, está el caso de la reelección de la alcaldesa doña Hermelinda Lezama, del Ayuntamiento de Benito Juárez, mejor conocido como Cancún, y es algo que no logramos entender, ni digerimos aún ni creo que comprendamos en algún momento en este hache nido de víboras lleno de lágrimas… de risa. Aún algunas víboras siguen hospitalizadas, otras están con suero, unas más ya se fueron a vivir a Mérida y Campeche de la decepción y otras piensan que no está tan mal la propuesta porque tal vez a la alcaldesa le hagan falta otros tres años para demostrar cómo una mujer empresaria exitosa puede también ser una funcionaria pública escandalosa, y ganar. Ya hasta piensa impartir un diplomado con esos amplios conocimientos adquiridos y especializar a los militantes de su partido en cómo gobernar, comprar terrenitos, adquirir taxis, algunas casitas, pintarlas de blanco y ser reelecta. Eso sí, señores y señoras votantes de Quintana Roo, es tener éxito. Ni Villanueva ni Borge juntos.

* * *

EN ASUNTOS serios, este próximo 23 de marzo el embajador de la Federación de Rusia, Viktor Koronelli, entregará a la cónsul honoraria de ese país en Cancún y empresaria, Armina Wolpert, la insignia “Por la Cooperación”. Este es un reconocimiento de lo más prestigiado internacionalmente para ser consignado en la historia de esta ciudad. Enhorabuena.

@Nido_DeViboras