Restringen frontera sur a los migrantes

394
Restringen frontera sur a los migrantes
  • El fin de semana pasado la Secretaría de Relaciones Exteriores mexicana anunció el cierre inmediato de la frontera sur al tránsito no esencial, hasta el 21 de abril.
ÉDGAR FÉLIX

CANCÚN, Q. ROO.- La frontera sur mexicana reactivará nuevas medidas migratorias más restrictivas al reabrirse el 21 de abril próximo, prevén gobiernos y académicos de Guatemala y Estados Unidos, mientras que la línea vecinal entre Belice y Quintana Roo entrará en crisis de seguridad si los gobiernos no formalizan cuanto antes medidas de relaciones diplomáticas más severas para evitar el paso de centroamericanos hacia Estados Unidos.

Desde el sábado pasado los focos rojos se encendieron en la frontera sur, sobre todo en el pase de Belice y Quintana Roo, cuando agentes federales del Instituto Nacional de Migración (INM), dependiente de la Secretaría de Gobernación, identificaron a 95 personas migrantes originarias de Honduras, El Salvador, Cuba y Guatemala que arribaron al Aeropuerto Internacional de Monterrey, Nuevo León, y no pudieron comprobar su estancia regular en el país; los inmigrantes viajaban como turistas en dos vuelos comerciales provenientes de Villahermosa, Tabasco, y otro de Cancún, Quintana Roo.

El fin de semana pasado, mediante un escueto comunicado, la Secretaría de Relaciones Exteriores mexicana anunciaba el cierre inmediato de la frontera sur al tránsito no esencial, hasta el 21 de abril del año en curso, y precisamente este cierre se produce en medio de un incremento del flujo migratorio de personas provenientes de los países del Triángulo Norte de Centroamérica (TNCA); es decir, Honduras, El Salvador y Guatemala, los cuales deben cruzar por México para llegar a Estados Unidos.

En esta crisis de la frontera sur mexicana, los diarios estadounidenses The New York Times y The Washington Post dedicaron dos severos artículos en los que cuestionaban la entrega de 2 millones y medio de vacunas de parte del Gobierno de Estados Unidos a México, con el propósito subrepticio e implícito de impedir cuanto antes el paso de migrantes centroamericanos hacia el país que gobierna el demócrata Joe Biden.

Estas medidas llevarán a que México comience a implementar medidas más restrictivas en los próximos meses para los migrantes centroamericanos y controlar con mayor severidad los cruces peligrosos, como la frontera entre Belice y Quintana Roo, después de que el INM descubrió la red de tráfico de personas indocumentadas que utilizaba el aeropuerto de Cancún y que encendió las alertas en esta zona. 

Aunque las autoridades de Belice no se han pronunciado por el cierre de las fronteras ni ha habido reacciones en los medios de comunicación, en Guatemala varios especialistas, como Williams Álvarez, estudioso de Relaciones Internacionales y catedrático universitario, no dudó en decir al influyente diario centroamericano Prensa Libre, con sede en Guatemala, de que el cierre de fronteras es parte de un intercambio entre México y Estados Unidos, en el cual, a cambio, este país se compromete a darle una dotación de vacunas.

Inclusive considera que con esta medida es posible que el presidente estadounidense Joe Biden busque “blindarse” ante posibles señalamientos de inacción del gobierno estadounidense por la situación en la frontera sur, de ahí que en esta línea divisoria haya comenzado a realizarse lo que llamaron “la diplomacia de las vacunas” para cerrar la frontera sur del país por supuestos problemas de aumento del Covid-19.

De acuerdo con el New York Times, la administración del demócrata Biden está presionando al gobierno de Andrés Manuel López Obrador, de manera muy silenciosa, para que México frene “a como dé lugar a los migrantes indocumentados”. Según ese medio, en una conversación telefónica Biden le preguntó a AMLO si podrían hacer más para frenar a ese flujo de migrantes.

El NYT, con fuentes anónimas, describió un poco el sentido del acuerdo establecido por AMLO y Biden, el cual consiste básicamente en cerrarle el paso a un flujo récord de adolescentes y niños centroamericanos que están cruzando las fronteras estadounidenses, aprovechando que no se les puede expulsar en caliente y que las cortes estadounidenses están obligadas a seguir un largo proceso hasta entregarlos a sus familias en EU, ya que la mayoría de ellos tienen familiares allá.

México se comprometió además a recibir a familias centroamericanas expulsadas a las fronteras mexicanas. Justo hace un año el entonces presidente Donald Trump cerró su frontera a viajes no esenciales e impuso el plan “Quédate en México” a los centroamericanos que solicitan asilo en ese país, así como un mecanismo de expulsión inmediata, sin derecho a solicitar asilo, alegando razones de seguridad sanitaria. Ahora lo hace México.

Te puede interesar: Despliegan a 9 mil; blindan 2 fronteras