‘Tuve que hincarme y llorar para que me dieran a mi hijo’

517
'Tenía ya meses abierto conducto'
  • El papá de Leonardo planteó que una de las principales fallas del parque Xense es que no se haya atendido el problema que presentaba desde meses atrás.
OSCAR USCANGA / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Miguel Ángel Luna, padre del niño Leonardo Luna Guerrero, accidentado la semana pasada en un parque acuático de Xcaret, en Quintana Roo, revela una serie de negligencias que llevaron a la muerte de su hijo.

A cinco días de la tragedia que enlutó a la familia duranguense, Luna planteó que una de las principales fallas del parque Xenses, operado por Grupo Xcaret, es que no se haya atendido el problema que presentaba desde meses atrás la atracción.

En entrevista señaló que un trabajador del parque le narró que ese filtro del “Riolajante”, que succionó a su hijo, ya había causado problemas desde octubre pasado, aunque con consecuencias menores.

“Eso que dicen de que fue una reparación no autorizada por ellos, no, eso no es cierto, hubo una negligencia, estaba descubierto ese conducto ya hacía meses, a mí me dijeron que desde hace meses estaba ese problema, que hubo eventos previos desde octubre”, dijo.

“Aparte, hubo más cosas, si es un parque acuático, debe haber cosas para rescatar a un ahogado, cuando yo saqué a mi hijo, llegaron los paramédicos sin ningún equipo de nada, algo increíble”.

El padre de “Leo” relató que el domingo 28 de marzo, tras la muerte de su hijo en un hospital privado por hemorragia pulmonar, choque cardiogénico y ahogamiento, tuvo que hincarse en el Ministerio Público para que le entregaran el cuerpo del niño.

Se hincó, rogó y lloró para que le regresar el cuerpo de “Leo” para llevarlo a su natal Durango, porque una abogada de la Vicefiscalía en Playa del Carmen le condicionaba la entrega, sólo si firmaba el perdón contra la empresa y no realizaba una relatoría de los hechos.

Explicó que la familia consideró innecesaria una necropsia al cuerpo de Leonardo, y la autoridad ministerial aceptó, pero él quería dejar su declaración asentada sobre lo que ocurrió, cuestión que no les gustó a los ministeriales.

“Mi esposa no quería que tocaran el cuerpo de mi hijito, para qué hacerle eso, ya sabíamos las causas de muerte. Me dijeron que me daban la dispensa de necropsia, pero tenía que firmar el perdón para el parque, les dije que haría lo que quisieran, fui hacia la Vicefiscalía, pero que quería hacer relatoría de los hechos, lo que pasó, y me dijeron: ‘no, la indicación es que usted viene a ofrecer el perdón, nada más, y les dije que tenía el derecho a la relatoría”, contó.

“Me advirtieron, que si no, iba a tener de 10 a 15 días de espera, porque había muchos muertos. Estuve seis horas en la Vicefiscalía, tuve que hincarme y llorar para que me permitieran llevármelo, creo que le toqué el corazón a la abogada y me dijo ‘ándele, pues, deje relatoría de hechos y tiene que firmar el perdón’. Creo que no querían que, me imagino, quedara evidencia de lo que había pasado”.

Tal como lo narró en la relatoría oficial, dijo que el sábado 27 de marzo, tras el incidente posterior a las 16:00 horas, esperó casi 10 minutos para que empleados de Xense lo auxiliaran, y al llegar, éstos no llamaron a emergencias 911, sino que los trasladaron en un carrito de golf hacia una ambulancia del parque, y luego al hospital privado.

“Si yo tengo un parque tan importante, necesito un aspirador de secreciones portátil, oxígeno, desfibrilador portátil, pero nada. Yo le di respiración de boca a boca a mi hijo, llegamos a la ambulancia y no estaba equipada bien”.

Añadió que Grupo Xcaret lo contactó en dos ocasiones a través de mensajes, pero por su dolor actual y recomendación de los abogados -un despacho en la Ciudad de México y otro en Cancún- decidió no contestarles de manera directa.

A la Fiscalía de Quintana Roo les dice ahora que debieron realizar su papel de manera imparcial, pero, al contrario, lo intimidaron.

“Estaban tan interesados en el perdón y que no hiciera la relatoría, con la condicionante que no me iban a dar mi hijo, fue intimidante. Con qué cara iba a llegar con mi esposa a decir que no tengo el cuerpo de mi hijito”.

Y al Ayuntamiento de Solidaridad, el cual apenas ayer clausuró el atractivo acuático, les pidió no manipular la escena y no caer en irregularidades.

Te puede interesar: Suspenden atracción de Xenses