El papel de los veterinarios en medio de la pandemia

824
veterinarios

  • Los médicos veterinarios, son otros profesionistas encargados del cuidado de la salud durante la pandemia del Covid-19.
STAFF / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Visten batas blancas, llevan estetoscopio al cuello, guantes esterilizados e incluso botas de hule.

Ellos son los médicos veterinarios, otros de los profesionistas encargados del cuidado de la salud durante la pandemia del Covid-19.

Si bien los animales son los pacientes de estos especialistas, su labor contribuye a proteger la salud humana, considera Víctor Villalobos Arámbula, titular de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural.

“Son los que nos apoyan en la vigilancia, en la prevención y el control de las principales enfermedades infecciosas y también parasitarias”, aseguró el funcionario durante un evento organizado el año pasado por la Federación de Colegios y Asociaciones de Médicos Veterinarios Zootecnistas de México.

“Forman parte importante de la primera línea de combate en las enfermedades emergentes”.

Quienes estudian Medicina Veterinaria y Zootecnia (MVZ) no sólo se dedican a velar por la salud de los animales de compañía, como canes y felinos domésticos, sino que tienen un campo laboral amplio que cobró relevancia por la emergencia sanitaria

“La profesión veterinaria va más allá de ser médico de perros y gatos”, dice José Fernando González, coordinador de la carrera de MVZ en la UAM Xochimilco (UAM-X).

“Tenemos profesores con doctorado en Inmunología que están trabajando con otros investigadores en el virus del Covid (SARS-CoV-2), doctores que se dedican a la nutrición animal y profesores expertos en sistemas de producción de cerdos que están trabajando en el rescate del cerdo criollo mexicano”.

El último año, una de sus áreas que destacó fue el de la inocuidad de alimentos, que comprende las acciones para garantizar la máxima seguridad posible de la comida.

“El médico veterinario forma una parte básica de las cadenas para la producción de alimentos de origen animal y con eso se trata de evitar enfermedades, como las famosas zoonosis (las que se transmiten de la fauna a los seres humanos)”, comenta por otra parte Fausto Reyes, director médico del Hospital Veterinario UNAM-Banfield.

Gracias al crecimiento de la demanda por estudiar esta carrera, celebra Adrián Rodríguez, director administrativo del Hospital Veterinario UNAM-Banfield, también aumentan las solicitudes para formarse en hospitales de enseñanza.

“Casi todo el mundo cree que estudiaste veterinaria y estás en el rancho con vacas y borregos, o con perros y gatos.

“Ahora se ha abierto mucho el campo de investigación y de desarrollo, porque (la carrera) tiene una parte científica bien importante”, asegura Rodríguez.

¿Dónde estudiar?

Medicina Veterinaria y Zootecnia se imparte en universidades públicas y privadas.

¿Cómo se preparan?

En los hospitales veterinarios, los estudiantes de MVZ desarrollan y perfeccionan sus habilidades.

La UVM, por ejemplo, cuenta con su propio nosocomio animal en donde se imparte la parte práctica de ciertas materias, explica José Antonio Ruiz, director médico y académico del recinto.

Antes de que las actividades presenciales se cancelaran, los alumnos de noveno semestre debían participar, cada jueves y viernes, en una cirugía de esterilización a un gato o perro de su comunidad.

“Hacían toda la evaluación física y, si era adecuado, realizaban la cirugía. Ellos mismos llevan todo el proceso posquirúrgico la siguiente semana, quitan los puntos y recetan a estos pacientes”, detalla Ruiz.

Los jóvenes siempre están acompañados de un médico del hospital veterinario mientras llevan a cabo cualquier procedimiento y, además, tanto el alumno como el médico son supervisados por un especialista, quien se encarga de calificar al estudiante.

“Es una cadena de mando que nos sirve para que el alumno aprenda los procesos y dinámicas que hay dentro de un hospital. Al final, va a recibir una calificación para su historial académico”, precisa Reyes.

+La Máxima Casa de Estudios cuenta con distintos hospitales y clínicas, además del Hospital Veterinario UNAM-Banfield que en 2020 cumplió 15 años, mientras que en el Hospital Veterinario de la CDMX participan alumnos de la UAM-X.

Empero, González adelanta que tienen previsto abrir su propio hospital veterinario de pequeñas especies a finales de este año o principios del 2022.

Las clínicas privadas y los hospitales médicos veterinarios particulares también forman parte importante de la capacitación de los estudiantes, pues en estos espacios pueden realizar servicio social, prácticas profesionales, estancias médicas y voluntariados.

Siguen abiertos

En la Ciudad de México, los establecimientos veterinarios continúan prestando sus servicios. bit.ly/2XU9aCv

Toma nota

La tasa de ocupación de estos profesionistas es del 96.6 por ciento, y su salario mensual promedio es de 10 mil 925 pesos.

Te puede interesar: ¿No sabes qué leer en abril? Acércate a las librerías Porrúa