Enamórate de Sisal y de cada una de sus maravillas

498
Sisal

  • Senderismo, paseos en bicicleta o kayak, hospitalidad y paz, todo eso brinda Sisal, de paso hasta puedes ver hermosos flamingos.
STAFF / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Si eres el tipo de viajero que ama la tranquilidad y estás buscando un destino para poder practicar ecoturismo, Sisal, en Yucatán, puede ser una gran alternativa para cuando te animes a volver al camino viajero.

Gastar tu tiempo libre tanto en el Pueblo Mágico como en los alrededores es un privilegio. Los ojos de los trotamundos se llenan con maravillosos escenarios.

No es de extrañar, al hallarse en medio de dos reservas naturales, mismas que son santuarios de vida salvaje.

A una playa de fina y blanca arena bañada por un apacible mar se suma el encanto de un pueblo pesquero en el que las construcciones recuerdan sus épocas de esplendor.

De las ventanas de muchas casas se sigue escapando el delicioso aroma de tradicionales y suculentos guisos.

Son muy pocos los viajeros que han descubierto los secretos ecoturísticos que guarda este destino. El arrecife de coral de un kilómetro de longitud es hogar de varias especies en el que se puede practicar esnórquel.

Otra experiencia imperdible se halla en el Cenote El Palmar.

Tan sólo llegar al sitio implica una aventura, ya que tras bordear la costa en una embarcación, hay que atravesar la ciénega en otra.

Por si no fuera suficiente, está el banco de arena que dejó el huracán “Gilberto”. Se trata de un islote donde se puede tomar el sol y comer un delicioso ceviche. Sisal es también una gran opción para avistar flamencos. Y en la laguna se pueden observar cocodrilos.

Ambos espectáculos de la naturaleza, difícilmente se olvidan.

Con el fin de ampliar la oferta ecoturística está el Tour de Manantiales en las aguas dulces de la Reserva Estatal de Sisal.

El paseo se realiza a bordo de una chalana a través de los manglares y la ciénega y concluye con una refrescante zambullida en las cristalinas aguas del manantial costero La Carbonera. A lo largo del recorrido se pueden observar aves marinas, misteriosos árboles de largas y una peculiar fauna.

Senderismo, paseos en bicicleta o kayak, hospitalidad y paz. todo eso brinda Sisal. Así que no lo dudes y arma una aventura en cuanto sea seguro volver a viajar.

Te puede interesar: Un estado mágico que vale oro