Game of Thrones celebra sus 10 años

419
Game of Thrones

  • El 17 de abril, día exacto en que en 2001 se emitió el primer episodio de Game of Thrones, dragón que devoró 59 Emmys.
MARIO ABNER COLINA / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Hace 10 años que comenzó a emitirse Game of Thrones, el fenómeno más grande de la televisión reciente, un dragón que devoró 59 Emmys y se convirtió en un hito de la cultura pop.

Sus despiadados giros argumentales, complejidad narrativa, inesperadas muertes, batallas épicas, sexo, violencia e intrigas. saciaron a una audiencia que, sin saberlo, siempre había querido algo así.

Puso patas arriba al mundo y llenó las conversaciones en oficinas y en redes sociales. El furor salió de su hábitat natural. Hubo hasta cursos universitarios, libros de filosofía, coaching y administración a la luz de los preceptos del Trono de Hierro.

Incluso, una hornada de niñas aquí y allá fueron bautizadas Khaleesi. Nadie estuvo ajeno.

La industria misma fue estirada al límite con la producción. Hubo sueldos estratosféricos (1.2 millones de dólares por episodio), presupuestos colosales (¡100 millones por una temporada!), audiencias inusitadas (32 millones en la temporada 7) y logísticas que quebraron cabezas (se rodó en 10 países).

A dos años del final de su octava y última temporada, las alabanzas, sin embargo, son más moderadas que cuando la producción de HBO estaba al aire. Ha envejecido mal.

La decepción con el último arco fue superlativa y hasta hubo campañas online (con casi 2 millones de firmantes) para que lo rehicieran.

¿Cómo fue que magia se convirtió en un truco barato? Los productores, David Benioff y DB Weiss se habían quedado quedaron sin libros de George RR Martin por adaptar.

Con argumentos endebles y decisiones creativas cuestionables, la conclusión que idearon se hundió. Ellos fueron tachados de enemigos públicos.

La suerte de los involucrados en Game of Thrones ha sido desigual tras abandonar la serie. De Westeros no ha llegado Azor Ahai, el príncipe o la princesa del entretenimiento prometidos.

Daenerys, Jon, Tyrion, Cersei y Jaime

Daenerys Targaryen era la “Rompedora de Cadenas”, pero la actriz Emilia Clarke aún no supera el rubio platinado que usó en Game of Thrones. Tras la culminación de la serie, no tiene en el horizonte ningún gran papel. Se prestó, eso sí, a películas independientes de terror (Murder Manual), romance (Last Christmas) y acción (Bajo Sospecha).

Su gran amor en la serie, Kit Harington (Jon Snow / Aegon Targaryen) ha hecho más ruido por estrenarse como papá que por su filmografía post Westeros. Eso sí, le espera uno de los blockbusters del año: Los Eternos, de Marvel.

Durante la emisión de Game of Thrones, Peter Dinklage (Tyrion Lannister) era visto como el mejor actor del elenco principal, el de más recursos y talento.

Lo ha ratificado con diversos proyectos. Se pasará al cine de superhéroes con el remake del filme de culto The Toxic Avenger. Será Cyrano de Bergerac para Joe Wright (Expiación) y uno de los bandidos de The Wild Bunch, en el remake que dirigirá Mel Gibson.

Los intérpretes de los incestuosos mellizos Lannister, Lena Headey y Nikolaj Coster-Waldau, han sido los más discretos fuera de Westeros.

Ella, cuya Cersei era una megalómana, se ha escondido en discretas películas (Twist) y series (Infinity Train), y priorizado papeles como actriz de voz (The Dark Crystal y El Ascenso de las Tortugas Ninja).

Recordado por el caballero redimido Jaime, Coster-Waldau, se ha dedicado a thrillers nórdicos, uno de ellos dirigido por Brian DePalma, con menos brillo que la armadura del cínico Lannister.

David Benioff y DB Weiss

De ser unos desconocidos relativamente, se volvieron unas de las mentes creativas más codiciadas de Hollywood con Game of Thrones. Las ofertas les llovieron. HBO anunció que desarrollaba con el dueto Confederate, una serie ucrónica ambientada en la Guerra Civil de EU, donde los estados del sur, esclavistas, se escindían exitosamente de la unión. Después de protestas en redes, fue cancelada.

Disney los contrató para desarrollar una serie de película de Star Wars, que o no cuajó o perdieron por el desprestigio de la octava temporada de Game of Thrones. Trabajan con Netflix en la adaptación de las novelas de ciencia ficción chinas “El Problema de los Tres Cuerpos”.

George R.R. Martin

El veterano novelista estadounidense firmó un contrato multimillonario con HBO para el desarrollo de contenidos. Tendrá créditos de guionista y productor en House of the Dragon, el primer spinoff de Game of Thrones, sobre la dinastía Targaryen, cuyo rodaje comenzará estos días. También, bosqueja otras series ubicadas en Westeros: Los Cuentos de Dunk y Egg, The 9 Voyages, Flea Bottom y 10,000 Ships. Hasta colabora en el libreto de una obra de teatro de Game of Thrones. Además adaptará sus antologías Wildcards y su relato “Sandkings”. Diez años después, sigue sin publicar la sexta entrega de Canción de Hielo y Fuego.

¿La excepción? Oberyn Martell

En Game of Thrones, su personaje buscaba venganza por una barbarie contra su familia. Pedro Pascal, de paso fugaz en Westeros, con apenas un puñado de episodios de la cuarta temporada, tuvo su desquite y enamoró a Hollywood. Estelarizó las dos temporadas de The Mandalorian, el salto de Star Wars a la televisión de acción real, e hizo de villano en Mujer Maravilla 1984. Volverá a HBO, ya como rey, para ser la gran estrella de The Last of Us, la adaptación del aclamado videojuego homónimo.

Pastel para fans

El 17 de abril, día exacto en que en 2001 se emitió el primer episodio de Game of Thrones, HBO comenzará un maratón con los 73 episodios de la serie.

Te puede interesar: Hermosa Venganza: Polémica, pero con mensaje