NIDO DE VÍBORAS

627
NIDO DE VÍBORAS

POR KUKULKÁN

LA POSIBILIDAD de que el Partido Verde Ecologista y su líder moral Jorge Emilio González “El Niño Verde” tomen el control político y económico de Quintana Roo a partir de 2022 cuando se renueve el gobierno del estado, ha organizado a la adormilada clase política local para configurar una verdadera oposición que le haga frente a las pretensiones de este club de jóvenes funcionarios que han utilizado el poder para beneficiarse y enriquecerse. 

EN UN ÁNIMO de dejar los pleitos internos para después, líderes de la clase política de Cozumel y de Chetumal —que se han alternado el poder durante los 45 años de historia constitucional del estado— comenzaron a reunirse en privado para diseñar la estrategia eficaz que impida a toda costa se cumplan las pretensiones de “El Niño Verde”, sobre quien pesa una estela de corrupción en los negocios inmobiliarios. 

POR LO PRONTO, tanto la clase política de Chetumal como de Cozumel lanzan el reto de que “aquí no pasarán”, mientras se alistan a tender puentes con dirigentes políticos y empresariales de Benito Juárez e Isla Mujeres en la búsqueda de formar un frente común para que durante las próximas elecciones promuevan el voto en contra de los candidatos del Verde, disfrazados ahora de morenos como antaño lo hicieron con PAN y PRI sacando siempre provecho. 

EN LA JOYA de la Corona, Cancún, los grupos políticos y económicos que se vieron desplazados con el carro completo del Verde en la asignación de candidaturas a diputado federal y planillas de ayuntamientos, están convocando a sumarse a votar por el candidato a la presidencia municipal de Benito Juárez por la alianza PAN-PRD, Jesús Pool Moo, con tal de cerrarles el paso a los del partido del tucán.

EN SU HORIZONTE de menos de dos años, los verdes ya se ven sentados despachando desde Palacio de Gobierno en Chetumal, la capital del estado, y controlando los municipios económicamente importantes lo que no será tan fácil en una entidad cuya longitud se recorre en automóvil en diez horas promedio, con una polarización ancestral entre la zona norte o acaudalada, y la zona sur con índices de pobreza alarmantes, el desarrollo y el tercer mundo.

CONQUISTAR el voto de este conglomerado de habitantes en su conjunto no fue sencillo inclusive para los ocho gobernadores que han asumido el cargo; el actual mandatario Carlos Joaquín perdió en Cancún, pero arrasó en el resto del estado donde anhelaban el cambio luego del quinquenio de saqueo y represión del priista Roberto Borge. 

PARA SER TIGRES, a los tucanes les faltan muchas batallas todavía que librar por delante en Quintana Roo, donde la clase política, de poderosas familias locales, puede estar dividida o peleada, pero generalmente se unen cuando se trata de cerrarle el camino a los políticos fuereños; los dos que lo intentaron, Juan Ignacio “El Chacho” García Zalvidea en 2005 y Gregorio Sánchez Martínez en 2011, terminaron en prisión y con un desprestigio que puso fin a su carrera política.

@Nido_DeViboras