Sacude nueva muerte a manos de la Policía

711
Sacude nueva muerte a manos de la Policía
  • Wright había sido detenido inicialmente debido a un registro vencido en el vehículo que conducía, pero la policía descubrió después que tenía una orden de arresto pendiente.
STAFF / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Un afroestadounidense murió a manos de una policía el domingo por la tarde en Minnesota, Estados Unidos.

La uniformada alega que en la detención, una oficial tomó por error su arma en lugar de un táser y disparó contra un joven de 20 años.

El caso, ocurrido a unos kilómetros del sitio donde se juzga a un policía por el homicidio de George Floyd, reencendió las protestas contra la brutalidad policial

Daunte Wright, de 20 años y padre de dos menores, fue detenido el domingo por la policía por una aparente violación de tránsito en un suburbio cerca de Minneapolis, Minnesota.

El hombre llamó a su madre y le dijo que había sido detenido por tener un aromatizante en el parabrisas.

De acuerdo con los agentes, Wright había sido detenido inicialmente debido a un registro vencido en el vehículo que conducía, pero la policía descubrió después que tenía una orden de arresto pendiente.

Cuando la Policía trató de detener a Wright, él volvió a su automóvil para evadirla, momento en el que la oficial le disparó.

Luego, el automóvil de Wright avanzó por varias cuadras y chocó contra otro vehículo, después de lo cual fue atendido. Los trabajadores médicos lo declararon muerto.

Alegan accidente

La policía publicó un video de la cámara corporal que parecía representar a la oficial gritando: “¡Táser, táser!”. La oficial Kim Potter y el jefe de policía Tim Gannon renunciaron dos días después de la muerte de Daunte Wright.

Después de que el oficial disparó, se la escucha en el video diciendo: “Mierda. Le acabo de disparar”.

“Creo que la oficial tenía la intención de desplegar su Taser, pero en cambio disparó a Wright con una sola bala… Esto me parece, por lo que vi, y la reacción y angustia de la oficial inmediatamente después, que se trataba de una descarga accidental que resultó en la trágica muerte de Wright”, comentó Tim Gannon, jefe del Departamento de Policía de Brooklyn Center

En las horas posteriores al tiroteo del domingo, estallaron protestas, violencia y saqueos en Brooklyn Center, un suburbio de 30 mil personas al norte de Minneapolis.

Afuera del Departamento de Policía de Brooklyn Center el domingo por la noche, el humo se elevó en el aire cuando una fila de policías disparó balas de goma y agentes químicos a los manifestantes, algunos de los cuales arrojaron piedras, bolsas de basura y botellas de agua a la Policía.

Se impuso un toque de queda en la zona y el distrito escolar en Brooklyn Center anunció que impartiría clases virtualmente el lunes.

La Oficina de Detención Criminal, una agencia estatal que investiga asesinatos policiales en Minnesota, comenzó una investigación.

Te puede interesar: Acusan fuerza mortal contra George Floyd