Urge CNDH atender las desapariciones

802
Urge CNDH atender las desapariciones
  • La CNDH alertó por la violencia que generan grupos criminales dedicados a la tala ilegal de bosques en los municipios de San Miguel Totolapa y Coyuca de Catalán, en Guerrero.
CÉSAR MARTÍNEZ / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) alertó por la violencia que generan grupos criminales dedicados a la tala ilegal de bosques en los municipios de San Miguel Totolapa y Coyuca de Catalán, en Guerrero, y urgió a las autoridades federales a intervenir.

“(La CNDH condena) los homicidios, la desaparición de personas, las amenazas de muerte, la extorsión y el desplazamiento de personas provocado que, en los últimos tiempos, se han llevado a cabo”, afirmó.

El organismo agregó que esa situación se presenta en las comunidades de Ciénega de Puerto Alegre, en el municipio de San Miguel Totolapan, y de Guajes de Ayala, en el municipio de Coyuca de Catalán.

“La CNDH hace un llamado urgente a las autoridades federales competentes para que atiendan las solicitudes y brinden protección, seguridad y defensa, amplia e inmediata a las personas habitantes de esas comunidades ejidales”, dijo.

En particular se refirió al homicidio del ambientalista Carlos Marqués Oyorzábal el pasado 3 de abril en San Miguel Totolapal y la desaparición del activista Elías Gallegos Coria y su hijo Fredi Gallegos García, registrada el 16 de octubre del año pasado en Coyuca de Catalán.

Robo y violencia

En este último caso, los hechos fueron presenciados por la esposa de Elías y madre de Fredi, quien refirió que 20 sujetos armados irrumpieron en su vivienda y se llevaron amarrados a su pareja y su hijo, además de robar todas sus pertenencias, hechos que denunció ante la Fiscalía de Guerrero.

“La señora Elvira García y su familia tuvieron que abandonar su domicilio, pero los demás pobladores de Guajes de Ayala, permanecen en el lugar, sin comida y a expensas de la delincuencia organizada”, señalo la CNDH.

En ambas comunidades Ciénega Puerto Alegre y Guajes de Ayala, agregó, los pobladores emprendieron proyectos de aprovechamiento de recursos forestales maderables, que fue autorizado por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

“Dicho proyecto no lo han podido concretar por la irrupción de diversos grupos criminales dedicados a la tala ilegal, que han propiciado homicidios, extorsión y robo a los pobladores de dichas comunidades ejidatarias”, aseguró.

De acuerdo con sus registros, el 1 de enero de 2019 la delincuencia organizada irrumpió en Ciénega Puerto Alegre y exigió una suma cuantiosa de dinero para dejarlos trabajar.

Ante la negativa de los ejidatarios, cinco personas fueron asesinadas.

“El 2 de diciembre de 2020, los ejidatarios de las comunidades de El Duraznito, Lumbreras, Las Conchitas, El Cucharillo, Cruz de Ocote, Plan Verde y la Ciénega de Puerto Alegre se organizaron para defender sus recursos maderables y no maderables”, afirmó la CNDH.

“En tanto que, en la comunidad de Guajes de Ayala, el 30 de marzo de 2020, un grupo de criminales se presentó en su campamento, saquearon la madera y robaron distintas cosas, propiciando que diversas personas abandonaron sus hogares y emigraran”.

Te puede interesar: Alerta Sedena por uso de drones explosivos