NIDO DE VÍBORAS

231
NIDO DE VÍBORAS

POR KUKULKÁN

HACE POCO más de diez años Antonio León Ruiz era el eficaz secretario particular de la entonces presidenta del Tribunal Superior de Justicia Lizbeth Loy Song Encalada; se le veía correr de arriba abajo cuando su “jefa” le solicitaba algo, servicial y atento, salía disparado a despejarle el paso cuando ella llegaba o se retiraba de las oficinas en Chetumal, todo ese ritual durante once años que duró el mandato de la magistrada (2000-2011), hasta convertirse en el colaborador de todas las confianzas y testigo de batallas políticas con el Ejecutivo y Legislativo del estado. 

FUE ELLA la que en 2010 lo nombró magistrado numerario en reconocimiento a su desempeño, su servicio y su lealtad, aunque su incursión en el Poder Judicial del estado se la debe a su “maestro” Joaquín González Castro “El Quino” —antecesor de Loy Song Encalada— a quien el joven estudiante de derecho conoció en Mérida, hicieron click y empezaron una estrecha relación laboral que pasó por el senado de la república y el Tribunal Superior de Justicia del Estado de Quintana Roo (1996-2000).

CUANDO González Castro concluyó su periodo recomendó a León Ruiz con su sucesora, y Loy Song Encalada lo cobijó, lo hizo su secretario particular y lo convirtió en magistrado numerario, pero fue el ex magistrado presidente quien influyó nuevamente para que aquel joven estudiante de derecho fuera nombrado en 2017 presidente del Tribunal Superior de Justicia, cargo que deberá dejar en diciembre entrante.

EN LA DISPUTA entre cozumeleños y chetumaleños por el poder político en el estado, el Poder Judicial ha sido la manzana de la discordia y pieza fundamental para acompañar las acciones del Ejecutivo en hacer cumplir la ley; lo ideal sería que el magistrado presidente del TSJ fuera afín al gobierno en turno y así venía pasando hasta 2005 cuando a la gubernatura llegó el priísta cozumeleño Félix González Canto, quien de inicio confrontó a la entonces magistrada presidenta Loy Song Encalada por ser identificada como una herencia del ex gobernador Joaquín Hendricks.

DESPUÉS de controlar el gobierno estatal, los cozumeleños arrebataron el poder judicial a los chetumaleños con la llegada de Fidel Villanueva en 2011 y quien en 2017 vio truncada su pretensión de ocupar la presidencia hasta 2022 pero no sólo se vio impedido, sino que ha tenido que enfrentar denuncias por actos de corrupción en los que participó durante el mandato de Roberto Borge.

EN LUGAR de Fidel Villanueva llegó a la presidencia del TSJ Antonio León en medio de una sucesión que parecía llevar a un inevitable choque de trenes al interior del pleno pero que fue resuelta con la mayor tranquilidad y por unanimidad de votos a pesar de que tampoco el ganador era afín al grupo del gobernador Carlos Joaquín quien se dice consultó a “El Quino” y este le recomendó a su otrora alumno.

EN DICIEMBRE entrante concluye el periodo del magistrado presidente Antonio León y todo apunta a que en la elección de su sucesor volverá a influir González Castro “El Quino” desde su puesto que ocupa como integrante del Consejo de la Judicatura, órgano encargado de la designación de jueces y magistrados.

@Nido_DeViboras