Crea tapatía prenda ¡con mango!

545
prenda

  • Elizabeth Salim presumió que la prenda es la primera que conecta el arte, la ciencia y la tecnología con la moda, en un solo diseño.
ABRIL VALADEZ / AGENCIA REFORMA

GUADALAJARA, JALISCO.- La diseñadora industrial tapatía Elizabeth Salim creó una prenda a base de una biopiel creada en laboratorio a partir del mango, que vuelve al artículo biodegradable y lo hace prescindir de piel de animales.

Salim explicó que la idea de esta prenda, llamada 001, nace del proyecto Absenta, inspirado en la modernidad líquida de Zygmunt Bauman y que pretende hablar de la canibalización de las emociones, de la misma forma en que se consumen productos. La colección pretende la innovación a través de la realidad virtual, expuso.

“Prácticamente este top tú lo puedes enterrar en la tierra y es completamente biodegradable. Y la idea es eso, que si vamos a trabajar con materiales que no contaminen a la tierra, podamos asegurar su biodegradabilidad y que el impacto que va a generar tanto a la huella de carbono como a la huella híbrida va a ser el mínimo. Eliminamos completamente el impacto de la contaminación en una prenda vestible y que encima es muy futurista”, contó en entrevista con MURAL.

“La colección está ideada para realizarse toda vía virtual, en la que no va haber modelos físicos, es una pasarela que se va hacer toda en realidad virtual, todo es completamente digital y las únicas prendas que se van a realizar de manera física son aquellas que tengan una composición de laboratorio, que tenga que ver con los biomateriales o biopieles”, dijo.
La piel de la pieza 001 se realizó en colaboración con Celium by Polybion. El top fue creado con impresión 3D en PLA biobasado recuperado y está acompañado de un cuello de cashmere reciclado.

Salim presumió que esta prenda es la primera que conecta el arte, la ciencia y la tecnología con la moda, en un solo diseño, siendo pionera de lo que prevé será la norma en un futuro: piezas cultivadas dentro de un laboratorio.

Esto, consideró, podrá permitir dejar de lado la crueldad animal sin perder en la resistencia y calidad de los materiales.

“Estamos hablando de que ya no es la cadena de suministros común, que ya todo lo vamos a poder empezar a hacer desde los laboratorios sin crueldad animal porque esta piel no tiene contenido animal de ningún tipo, es 100 por ciento vegetal y encima de eso tiene más resistencia y mejor calidad que una piel animal. Es la manera en la que podemos decir que ya el futuro es ahora y que comenzamos a hacer cosas distintas y en México”.

La diseñadora explicó que si bien este tipo de trabajos ya se han hecho entre grandes empresas como Adidas o Nike, y ya hay marcas que comienzan a trabajar con biomateriales, ella decidió darle un toque artístico con materiales caseros, ya que Polybion es mexicana.

“El diseño es 100 por ciento mexicano, con la calidad que puede competir a nivel internacional. Podría decirse que en México sí somos el primer caso que se trabaja con biopiel, más que en sí un biotextil. Sí cambia el concepto”, acotó.

“Nosotros hicimos una biofabricación, que es cultivar el hongo, el mango, la combinación, ver cómo vamos a generar el espacio adecuado para que el hongo pueda crecer y tal, y que a partir de eso después se pase a un proceso de secado, se pasa a un proceso de acoplado y después de eso tienes esta biopiel”, cerró.

Elizabeth Salim es licenciada en diseño industrial con enfoque en moda, sustentabilidad y tecnología y tiene diplomados en Estilismo de Moda e Innovación Textil, por parte del Fashion Institute of Technology.

Te puede interesar: Telas y texturas que visten tu interior