NIDO DE VÍBORAS

379
NIDO DE VÍBORAS

POR KUKULKÁN

QUIZÁS obligados por la ilegitimidad con la que llegaron a ocupar las 25 curules del Congreso de Quintana Roo, los diputados de la XVI Legislatura (2019-2022) ya superaron a sus antecesores en número de iniciativas presentadas, con 293 a un año de que concluyan su periodo, cuando la XV Legislatura (2016-2019) impulsó 229 que ya de por sí habían roto el récord de 59 y 82 producidas por la XIV Legislatura (2013-2016) y XIII Legislatura (2011-2013) respectivamente.

HACE DOS AÑOS los ganadores de la contienda por las diputaciones locales apenas lograron conjuntamente —porque hay casos individuales de preocupación mayor— sacar a votar al 21.91 por ciento del electorado, en promedio, lo que significó que al otro 80 por ciento, la gran mayoría, le fue insignificante o se desilusionaron con el cartel de presentación de candidatos sin experiencia la mayoría de los que participaron, salvo algunas excepciones de otros que ya ocuparon cargos públicos pero que ni aun así lograron esta ocasión amplio apoyo ciudadano.  

LEGALMENTE son diputados, pero legítimamente no; hoy se dice que la democracia es el sistema legitimador del poder, y esto es cierto porque ello envuelve un juicio de valor sobre el origen de la autoridad pública y la aptitud moral para ejercerla de acuerdo con las convicciones prevalecientes en nuestra época. En su concepción filosófica original, la legitimidad se entendió como la credencial ética para mandar y ser obedecido, no con leyes coercitivas, sino con la autoridad moral que da el voto mayoritario del pueblo.

EN NÚMEROS el candidato peor calificado, que alcanzó la diputación con apenas el 11.67 por ciento de la participación ciudadana, fue el eterno líder estatal del PT Hernán Villatoro quien logró el triunfo con 13 mil 113 votos de una lista nominal de 112 mil 366 electores del Distrito 02, mientras que el mejor calificado fue el candidato por el Distrito 12, en el municipio de Felipe Carrillo Puerto, zona centro del estado, de un listado nominal de 63 mil 654 electores salieron a las urnas 24 mil 559 (el 38.58 por ciento), de los cuales 11 mil 045 fueron para el candidato ganador Pedro Enrique Pérez Díaz, postulado por la alianza PAN-PRD-PESQROO.

EL SEGUNDO lugar en participación ciudadana fue el Distrito 13 donde salió a votar el 31.69 por ciento, de 70 mil 324 electores votaron 22 mil 286, de los cuales 9 mil sufragios fueron para la candidata ganadora Ana Ellamin Pamplona Ramírez de la alianza conformada por Morena-PT-Verde; el tercer lugar lo ocupó la candidata del Distrito 01 Teresa Atenea Gómez Ricalde quien ganó la elección con ocho mil votos de los 26 mil 911 que acudieron a las urnas (votó el 30.93 por ciento de 87 mil 001 que integran la lista nominal).

EL RESTO de los diputados de los 15 distritos electorales ganaron con una participación ciudadana que osciló entre el 16 al 25 por ciento; con estos porcentajes, ¿creen los diputados de la XVI Legislatura que tienen la legitimidad como para mandar y ser obedecidos por aquel 80 por ciento del electorado que prefirió no votar? 

¿TIENE la población la obligación de obedecer a estos diputados ilegítimos? Por ejemplo, a un Gustavito Miranda que compitió por el Distrito 08 y obtuvo 5 mil 433 votos de los 15 mil 931 reportados en total de una lista nominal de 80 mil 841 electores (participó el 19.71 por ciento); que a su corta edad, de forma aleatoria más que por capacidad, ya es el presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso y enfrenta graves señalamientos de participar en el llamado “cartel del despojo”. El poder legítimo obliga moralmente a la obediencia, el ilegítimo no.

@Nido_DeViboras