Resiente CDMX las islas de calor

464
calor
  • En lugares altamente urbanizados y con poca vegetación se forman islas de calor que se van agravando mientras más se deteriora el ambiente.
IVÁN SOSA / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Que la zona Centro haya sido la más afectada por la granizada del miércoles no es casual, sino consecuencia de las islas de calor, un fenómeno que se agrava en la Ciudad conforme más se deteriora el ambiente.

En lugares altamente urbanizados y con poca vegetación se registran temperaturas más altas que en el resto de la Ciudad. Si a este calor intenso se le suman ciertas condiciones de viento, se favorecen la formación de cumulonimbos, nubes de tormentas y granizo.

“En la Ciudad no hay una sola isla de calor, son varias islas de calor”, explica el investigador del Instituto de Ecología de la UNAM, Víctor Barradas, “el Centro es la zona más caliente, con La Merced”.

Las aglomeraciones también contribuyen, pues a mayor movilidad de personas, más partículas suspendidas se producen y estas, a su vez, reflejan más los rayos solares.

En el estudio “Ciudad Resiliente”, la Secretaría de Gestión de Riesgos y Protección Civil capitalina incluye las islas de calor como uno de los peligros para la CDMX -como también lo son sismos o hundimientos diferenciales-.

“En el centro y sur oriente de la Ciudad de México se encuentra la zona con mayor concentración de aire caliente. La causa de este fenómeno está asociado a las áreas altamente urbanizadas con carencia de zonas arboladas y cuerpos de agua”, agrega.

Cada día, la Secretaría de Gestión Integral de Riesgos y Protección Civil (SGIRPC) documenta las temperaturas máximas y son notorias las diferencias.

De marzo a abril, por ejemplo, la Merced reporta hasta 31 grados, mientras que a 15 kilómetros de distancia, el Pedregal puede marcar 25.

Elda Luyando, investigadora del grupo de Cambio Climático y Radiación Solar del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la UNAM, aseguró desde 2018 que habían encontrado diferencias de temperatura de hasta 10 grados en ciertas horas y puntos muy específicos.

“Hay que aclarar que no es en toda la Ciudad, sino en zonas puntuales, islas, como el Centro Histórico, donde todo está densamente construido y hay muy poca vegetación”, aseguró entonces.

Para Jorge Zavala, coordinador del Servicio Meteorológico Nacional, el cambio climático sólo acentúa los diferenciales de temperatura en una urbe.

“Es producto de una tendencia asociada al cambio climático, reforzado ahora porque la precipitación ha estado por debajo del promedio”, explica.

Los parques públicos son un refugio en los cuales la temperatura es menor, por la vegetación y los cuerpos de agua que transpiran, humedecen y refrescan el ambiente.

“En contraste con las islas de calor, tenemos las islas frías, en el Bosque de Chapultepec el enfriamiento tiene un alcance hasta de un kilómetro, que llega a las colonias San Miguel Chapultepec o Polanco”, anota el investigador del INIFAT, Héctor Benavides.

Te puede interesar: Sacude crimen de niño a Baja California