NIDO DE VÍBORAS

598
NIDO DE VÍBORAS

POR KUKULKÁN

LOS VERDES en Quintana Roo andan muy engallados y su líder estatal Pablo Bustamante, ni se diga, trae una soberbia que no puede con ella, según sus datos el próximo seis de junio van a “arrasar”, ahora aliados con Morena, en cuando menos cuatro de los once municipios: Benito Juárez, Isla Mujeres, Puerto Morelos y Othón P. Blanco; todo gracias a su Dios todopoderoso Jorge Emilio González “El Niño Verde” que se ha metido como la humedad ahora en Morena, antes lo hizo en el PRI y mucho antes en el PAN. 

EL QUE LA dirigencia nacional de Morena le haya cedido a “El Niño Verde” en Quintana Roo la elección interna de candidatos a presidentes municipales y diputados federales que competirán en cinco domingos, fue como sacarse un billete de lotería de la suerte que si bien es un gran paso, todavía no es el final de la competencia, faltan los resultados, demostrar su ‘músculo’ no con palabras sino con hechos y con números sobre todo no se pueden dar como triunfadores por adelantado, confiados en las encuestas que mayoritariamente inclinan las preferencias hacia Morena y particularmente hacia la figura de Andrés Manuel López Obrador, no transferibles al Partido Verde.    

MARA le debe la candidatura a Jorge Emilio, no a Morena, repite para que lo escuchen el líder estatal del Partido Verde, Pablo Bustamante, quien solicitó licencia como regidor en Benito Juárez para buscar la sindicatura dentro de la planilla que encabeza nuevamente su ‘jefa’ con la que el seis de junio entrante pretenden ganar, otra vez de forma arrolladora (casi 192 mil votos obtuvo en 2018): ‘a volver a hacer historia’ como celebran anticipadamente.

SÓLO habría que recordarle a los Verdes que hace tres años ellos no aportaron un solo voto de los 192 mil que tuvo Mara con la alianza Morena-PT (y la ola AMLO preponderadamente), contra casi 30 mil que obtuvo esa ocasión el partido del tucán en alianza con el PRI y el PANAL ¿De dónde va a sacar el Verde 192 mil votos si aliado hace tres años no logró ni el 15 por ciento? Y en la última elección de gobernador, 2016, el Partido Verde obtuvo sólo 51 mil votos, el 4.08 por ciento del listado nominal de 1 millón 250 mil electores.  

DESPUÉS de estos números no se entiende por qué el optimismo y la soberbia con que se manejan sus jóvenes dirigentes en el estado; haber conseguido una candidatura como una ficha de la suerte en este juego de azar de la política no significa haber ganado todavía, primero deben superar los 192 mil votos que obtuvo Mara en 2018 cuando sus candidatos no cuentan con la simpatía de los seguidores de AMLO ni de Morena. 

POR EJEMPLO los candidatos que el Verde postuló para las diputaciones federales, Laura Fernández y Juan Carrillo, respectivos presidentes municipales con licencia de Puerto Morelos y de Isla Mujeres, provienen de los grupos políticos locales más corruptos del “viejo” PRI, los del mayor saqueo del patrimonio inmobiliario del estado y el mayor endeudamiento público, casi 20 mil millones de pesos durante el maximato felixista de once años por cuyos excesos hoy está preso el ex gobernador Roberto Borge, mientras su ‘mentor’ Félix González sigue queriendo influir en la política local al servicio de otro González, Jorge Emilio.  

ESTE PODER de influencia de “El Niño Verde” es lo que tiene asombrado a su discípulo Pablo Bustamante, recientemente exhibido en una red de despojo de departamentos de lujo lo cual obviamente negó y atribuyó a una guerra sucia, no obstante que sus consecuencias legales van caminando dentro de proceso; el joven líder estatal del partido del tucán siente el respaldo de su todopoderoso y como en la leyenda del Rey Giges, cree poseer un anillo que lo vuelve invisible y le permite cometer todo género de atrocidades sin consecuencias. 

@Nido_DeViboras