Naturaleza y tomar distancia, ¡todo un lujo!

225
naturaleza

  • Si un buscador de tesoros tuviera que marcar en un mapa el punto exacto donde convergen el lujo y la naturaleza, marcaría los siguientes destinos.
PATRICIA MIRANDA / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Gozar de experiencias en alojamientos donde se procura la privacidad, el bienestar y el aislamiento al tiempo que se ensalzan las bondades culturales y la naturaleza del destino donde se ubican sigue siendo la prioridad a la hora de elegir un refugio para escaparse. Por fortuna, el País ofrece varias opciones que cada vez son más prolijas a la hora de confeccionar su menú de hospitalidad y respetar los protocolos de bioseguridad.

¿Qué tal dormir en una exclusiva villa ubicada a tiro de piedra del Caribe mexicano? ¿Se te antoja probar el lujo asiático que se ofrece en la cima de un acantilado en Cabo Marqués, Acapulco? ¿Deseas perderte por unos días en un idílico rincón boutique de la costa oaxaqueña? ¿Qué tal cambiar un mar de olas por uno de agaves mientras reposas -como un buen destilado- en una habitación-barrica de Tequila, Jalisco? O quizá desees maridar el glamour y la aventura durmiendo dentro de un domo geodésico en Malinalco, Edoméx o en una tienda tipo safari en Jalcomulco, Veracruz. Aquí, algunas alternativas para quienes desean dejarse apapachar, darse un respiro y tomar distancia, esto último muy probablemente es, en la actualidad, el mayor de los lujos.

Una gema en Quintana Roo

Si un buscador de tesoros tuviera que marcar en un mapa el punto exacto donde convergen el lujo y la naturaleza, tendría que poner una tachuela en el Banyan Tree Mayakoba, uno de los hoteles pertenecientes al prestigioso grupo asiático. A su ya reconocido catálogo en la hospitalidad de lujo se suman nuevos espacios entre los que destacan las exclusivas suites diseñadas por el reconocido despacho de arquitectos Sordo Madaleno. Ubicadas a tiro de piedra de un mar color cian presumen el uso de materiales locales como el chukum. Cuentan con patio interior, ducha exterior, solárium con piscina privada climatizada, entre otros detalles. La atención ahí es en extremo personalizada. www.banyantree.com/es/mexico/mayakoba

Aires de oriente, en Guerrero

Difícil decir cuál de las villas, con piscina privada incluida, ofrece la mejor vista en este sitio que es considerado un Santuario para los Sentidos en Acapulco. Salpicadas en la cima del acantilado de Punta Diamante, el afortunado viajero atrapará panorámicas de la Bahía de Puerto Marqués y se dejará hipnotizar con las más bellas puestas de Sol que regala el Pacífico mexicano. Banyan Tree Cabo Marqués es un sitio ideal para gozar -en pareja o con la familia- de total privacidad.

Además, los aromas y sabores tanto de sus restaurantes (La Nao, Las Rocas Bar & Grill y Saffron) como de su spa rememoran a las especias que llegaban, en antaño, a bordo del emblemático Galeón de Manila.
www.banyantree.com/es/mexico/cabo-marques/villas

Paraíso oaxaqueño

Acurrucado entre la exuberante vegetación tropical y mimado por las bondades de la costa oaxaqueña, Monte Uzulu se asoma entre la sombra de huizaches y tachicones, en la pequeña población pesquera de San Agustinillo.

Este hotel boutique ofrece suites cuya estética baila entre lo bohemio y contemporáneo y terrazas desde donde se observan postales de ensueño. La experiencia de alojamiento se complementa con la propuesta del restaurante Temporada, que recurre a ingredientes orgánicos de productores locales. Monte Uzulu pone a disposición de sus visitantes sesiones privadas de meditación, yoga, masajes, lecciones de surf y actividades que permiten apoyar a la comunidad.
www.monteuzulu.com

Jalisco ofrece un buen reposo

En el corazón de una hacienda tequilera se halla Matices Hotel de Barricas, todo un edén para quien desee reposar, como un buen destilado en una “barrica”. Separadas entre sí, en medio un bello paisaje agavero, cada una de ellas es desinfectada por medio de termonebulización. La idea de este hotel, en Tequila, Jalisco, surgió por parte del dueño de La Cofradía, fábrica que está a unos metros y donde es posible conocer los procesos de elaboración del tequila. Además, los huéspedes pueden visitar los talleres de cerámica donde los artesanos decoran las botellas.
www.tequilacofradia.com.mx/reservaciones.php

Magia mexiquense

¡Atención amantes de la naturaleza y bellos cielos!: encaramado en un complejo ecoturístico de Malinalco, Glamping Malikualli se ha convertido en el objeto de deseo de este Pueblo Mágico del Estado de México.

La opción de hospedarse en uno de los tres domos geodésicos es tentadora. Dos de ellos -equipados con cama king size, una mesa, dos sillones y terraza privada (en uno sobresale su malla volada y en el otro un jacuzzi)- son sólo para parejas.

Y el tercero está diseñado para disfrutar en compañía de la familia. Todos cuentan con baño privado. Tras un reparador descanso hay que hacer alguna de las actividades que ofrece el sitio: puente tibetano, tirolesa, rappel, entre otras.
www.malikualli.com

Glamping en Veracruz

Ubicado en los márgenes del río Pescados y muy pero muy cerca de Jalcomulco, Picocanoa Rodavento marida a la perfección naturaleza, ecoaventura y lujo. Si quieres practicar rafting, kayak, rappel, cañonismo, escalada en roca, para luego comer delicias de la zona y relajarte al ritmo de una batucada este sitio es ideal para ti. Por si fuera poco, los aventureros pueden optar por dormir en la sección de cabañas o en alguna de las suites tipo safari. Esta última alternativa, ideal para las parejas que aman el ecoturismo y la adrenalina, es salvajemente sexy y atractiva.
www.picocanoarodavento.com

Te puede interesar: Vivió Camila Sodi experiencias extrañas por ‘El Exorcismo…’