NIDO DE VÍBORAS

215
NIDO DE VÍBORAS

POR KUKULKÁN

COMO PARTE de sus obligaciones administrativas, hace ocho años la empresa Fraccionamiento del Sureste donó al Ayuntamiento de Isla Mujeres un terreno en Punta Sur de más de una hectárea, que de tener un destino como “área de equipamiento” en menos de cinco años de la administración del alcalde con licencia Juan Carrillo pasó a ser el lujoso fraccionamiento llamado “La Diosa” en cuya propiedad se vincula a familiares. 

EN EL RUBRO de negocios inmobiliarios la legislación hacendaria municipal establece a las fraccionadoras una especie de compensación proporcional hasta del 15 por ciento de lo que mide el terreno en proyecto de construcción, generalmente de viviendas y plazas comerciales, supuestamente para soportar el impacto ambiental de la obra en proyecto.

LA MECÁNICA en este tipo de operaciones consiste en que la empresa constructora dona esa parte proporcional del 15 por ciento al Ayuntamiento y los miembros del cabildo convocan a sesión para decidir si los acepta, o no; sólo es de trámite, para que quede constancia, porque al final nadie se hace responsable de que la ley se cumpla y se evite que este tipo de inmuebles del patrimonio público sigan convirtiéndose en negocios privados de gobernantes en turno y familiares.

LA PORCIÓN de terreno donada, que mide exactamente 1.3 hectáreas (13 mil metros cuadrados), de la noche a la mañana cambió de uso de suelo en una sesión de cabildo cuyos regidores ya traían línea del entonces gobernador Roberto Borge para convertirla de una “área de equipamiento” a una “área habitacional”, proceso que supervisó Juan Carrillo como diputado local. 

YA COMO alcalde Juan Carrillo, se fraguó toda una laberíntica operación para que el terreno quedará en manos de la empresa La Diosa Residences S de R.L. de C.V., constituida con un capital de tan solo diez mil pesos y que tiene como accionista mayoritaria a Úrsula Sacnité López Rodríguez, quien en sus generales es identificada como “empleada doméstica”.   

SOBRE el terreno ya se llevan construidas 22 unidades condominales de lujo y no hay autoridad ni estatal ni federal que haya podido frenar este gran robo del alcalde priista con licencia Juan Carrillo, que ahora busca ser diputado federal por el Verde en alianza con Morena y quien le aprendió muy bien las estrategias del saqueo a su mentor Roberto Borge, quien preso enfrenta procesos penales por el saqueo del patrimonio estatal que distinguió su mandato.

PEÓN del ajedrez político que todavía pretende manejar el ex gobernador Félix González, aliado con el que lleva la voz cantante del coro Jorge Emilio González “El Niño Verde”, Juan Carrillo entregó el municipio al Verde a cambio de una curul y la protección del fuero bajo el manto protector del partido en el poder, para el que hoy este personaje ejemplo de la corrupción, sea nada más ni nada menos que su candidato.

@Nido_DeViboras