NIDO DE VÍBORAS

377
NIDO DE VÍBORAS

POR KUKULKÁN

TAN BAJO es el nivel de los candidatos que aspiran a ocupar una diputación federal o una presidencia municipal en los comicios del próximo domingo seis de junio que hay más de un caso de candidatos “Juanitos”, que sólo participaran en la contienda para ganar, pero que cederán el cargo a un tercero previamente elegido o, en su defecto, ejercer como gerente de los manda más de la política en el estado que buscan autoridades dóciles ante sus intereses económicos; se trata de un diseño electoral aportado a la política mexicana por Andrés Manuel López Obrador cuando en 2009 impuso como candidato a jefe delegacional a Rafael Acosta —apodado Juanito—, un fanático lopista que se prestó al juego de aparecer en las boletas por el PT y se comprometió a dejar el cargo a Clara Brugada, una vez que los electores le dieran la victoria. 

EL RESTO de la historia es ampliamente conocida. Juanito ganó Iztapalapa, pero se negó a dejar el cargo y, al final, fue convencido de dejar la silla delegacional a Clara Brugada, incondicional de López Obrador; la imposición resultó tan grotesca que desde entonces se llama Juanitos o Juanitas a todos aquellos candidatos a puestos de elección popular con los que un partido o líder no solo simulan una elección, sino que engañan a los electores. 

HAY JUANITAS y Juanitos de todas las banderas partidarias que participarán en la contienda dentro de un mes exactamente, pero donde abundan más es en las dos grandes coaliciones (PT-Morena- PVEM y PAN- PRI-PRD-CQ) que las encuestas pronostican son las que al final se disputarán el triunfo en los mayores cargos que se disputarán en Quintana Roo.

LA LISTA la encabeza Blanca Tziu Muñoz, candidata a presidenta municipal de Puerto Morelos, un ama de casa, esposa y madre responsable, que fue impulsada luego del lamentable asesinato de su esposo Ignacio Sánchez Cordero, a quien la alcaldesa con licencia Laura Fernández Piña pretendía dejar como su sucesor para seguir influyendo en la política y los negocios locales.

LA JUGADA le salió mejor que si la hubieran planeado; manejar a control remoto desde el Palacio Legislativo de San Lázaro a la viuda si ganará las elecciones, como está previsto en las encuestas generales de candidatos de Morena (no del Verde), se cerraría el círculo de intereses del jefe de jefes Jorge Emilio González “El Niño Verde”, a quien según la leyenda urbana Laura Fernández suplicó y casi casi hasta se arrodilló para pedirle que dejara como candidata a la señora Blanca y el gobierno de Puerto Morelos le seguiría garantizando el control de los negocios.

OTRA Juanita, nada más que ella no lo sabe o no se da por aludida, es la candidata de la alianza PT-Morena-PVEM a la presidencia municipal de Benito Juárez, Mara Lezama, títere de “El Niño Verde” a quien le debe la candidatura para su reelección; lo que no le han dicho o no se ha querido dar cuenta es de que en este juego del poder al final no será ella la que terminará siendo candidata a gobernadora en 2022, sino el propio Jorge Emilio González, que ha sido su mayor ambición en la vida, la ve muy cerca ahora que el gobierno federal le ha entregado el control electoral del estado y no va a dejar pasar esta oportunidad histórica. 

POR EL LADO de los varones, tenemos el caso del candidato a diputado federal Alberto Batún, quien se sabe, una vez que gane como también se pronostica, se integrará al gabinete del gobierno municipal entrante y dejará libre el paso a su suplente Hugo Alday, secretario Técnico del Ayuntamiento de Benito Juárez, colaborador cercano a Mara Lezama y primo del titular de la Unidad de Inteligencia Financiera, Santiago Nieto; estamos ante una especie de ‘Juanito’ por conveniencia donde se tiene claro que no es lo mismo “perder ganando” que “ganar perdiendo”.

EN TULUM los de la coalición PAN-PRI-PRD-CQ apoyan la reelección del alcalde Víctor Mas, quien hace tres años como candidato por primera vez generó muy buenas expectativas de cambio, pero que ha terminado siendo un gobierno desastroso, con malos manejos financieros y que fue exhibido de proteger los intereses privados al aprobar un Programa de Desarrollo Urbano que impactaría el medio ambiente, pero que permitiría crecer exponencialmente negocios privados; pero electoralmente lo que aquí se sabe es que Víctor ya no quiere o no puede Mas y que le va a dejar la presidencia al su tesorero Edgardo Díaz, ambos Juanitos de los Dioses del Olimpo. 

@Nido_DeViboras