NIDO DE VÍBORAS

209
NIDO DE VÍBORAS

POR KUKULKÁN

EL GOZO se le podría ir al pozo a Pablito Bustamante, líder estatal del Partido Verde Ecologista y candidato a síndico municipal, quien cada vez se ve más involucrado en el llamado ‘Cártel del despojo’ de departamentos de lujo de cuyo caso la Fiscalía General del Estado ya abrió una carpeta de investigación y no se descarta que el joven regidor con licencia, quien se prestó a un juicio laboral truqueado para quedarse con una propiedad, sea llamado a comparecer como testigo o como inculpado.

EL CASO es que la ley electoral prohíbe postular como candidatos a personajes que enfrentan juicio penal por la presunta comisión de algún delito, ya que en cualquier momento podría haber implicaciones en su contra, pero Pablito se resiste a poner sus barbas a remojar pues le apuesta a que llegará sano y salvo después de la elección del domingo seis de junio gracias al cobijo protector del líder moral del partido del tucán, Jorge Emilio González  “El Niño Verde”, a quien la dirigencia nacional de Morena les entregó el manejo y control de las candidaturas en Quintana Roo.

A NIVEL NACIONAL ningún diputado, senador o la propia dirigente del partido Karen Castrejón Trujillo, mucho menos “El Niño Verde”, han salido hasta ahorita en defensa del líder estatal, quien va como candidato a síndico en la planilla que encabeza Mara Lezama, postulada para la reelección de presidenta municipal por la alianza PT-Morena-PVEM. Ni su soberbia juvenil le ha advertido de que su candidatura está en focos rojos y su reputación como el confeti, esparcida por los suelos y difícil recuperarla toda junta.

ALGO NO le sale bien a “El Niño Verde” que todos sus candidatos y dirigentes han sido desinflados por sus errores e inexperiencia en la política, aunque los más observadores apuestan a que es precisamente el perfil que se busca, de apetito voraz por los negocios al amparo del poder, al servicio siempre de su líder moral; todavía hace tres años el proyecto para la gubernatura de los Verdes era Remberto Estrada, cuya gris administración como presidente municipal de Benito Juárez le impidió aspirar a una senaduría en 2018 para de ahí posteriormente brincar a la gubernatura. Obviamente se les aguó la fiesta.

NI SIQUIERA pudo ser postulado para la reelección para la presidencia municipal, pues una encuesta realizada por el Verde arrojó terribles números y la alianza PRI-PVEM-PANAL optó entonces por postular como candidato a Pablito Bustamente, quien en esa elección de hace tres años enfrentó a Mara Lezama de PT-Morena y fue ampliamente avasallado al obtener casi 30 mil votos contra 192 mil de su contendiente, con lo que sólo pudo aspirar a la regiduría que ocupó hasta hace unos meses en que solicitó licencia para competir nuevamente, ahora como síndico.

EL FIN DE SEMANA el Consejo Coordinador Empresarial pegó el grito en el cielo cuando sus integrantes se dieron cuenta de que el organismo había establecido acuerdos con la planilla para la presidencia municipal de Benito Juárez de  la alianza PT-Morena-PVEM que tiene como integrante a Pablito Bustamante quien está bajo proceso de investigación, lo cual es inconcebible, enfatizó Francisco Córdova a través de una misiva donde además cuestiona la injerencia de “El Niño Verde”, un personaje que le ha hecho mucho daño a Quintana Roo.

OTRO SALPICADO en este asunto del ‘Cartel del despojo’ es el diputado verdecologista Gustavo Miranda, quien durante años recorrió oficina tras oficina, con su currículum bajo el brazo, en busca de algún cargo público hasta que se le hizo ser diputado en una elección en la que privó la apatía del electorado, sólo salió a votar el 20 por ciento en promedio estatal, y Gustavito logró el triunfo con apenas seis mil sufragios; el caso es que a “El Niño Verde” le han salido tantos negritos en el arroz que bien podría hacer toda una paella con ellos.

@Nido_DeViboras