NIDO DE VÍBORAS

290
NIDO DE VÍBORAS

POR KUKULKÁN

TODAVÍA HACE un quinquenio el gobierno del estado estaba literalmente secuestrado por una pandilla de jóvenes “políticos” priistas, encabezada entonces por el gobernador Roberto Borge Angulo, que convirtieron las arcas públicas en un juego de turista mundial, donde todo mundo se vendía y compraba entre sí desde terrenos, ranchos, hoteles, aviones, barcos, automóviles de colección, joyas, lujos, como producto de una política financiera del despilfarro, que al final le retribuyó nada al estado más que un grave endeudamiento público de casi 20 mil millones de pesos.

QUIÉN NO recuerda las bacanales que se organizaba el joven Borge con sus amigos, ordenando cerrar restaurantes, bares o discotecas para hacer fiestas privadas con todos los presentes quienes podían beber y consumir todo gratis a cuenta del “Señor Gobernador”; la justificación para sus defensores es que llegó a la silla principal de Palacio de Gobierno en Chetumal, a la edad de 29 años, manipulado por su antecesor (‘creador’) Félix González Canto.

AL CAER Roberto Borge en prisión por la presunta comisión de diversos delitos, otros integrantes de su pandilla comenzaron a enfrentar procesos penales, algunos ya pagaron, otros están pagando y unos más andan en fuga como son los sonados casos de Juan Pablo Guillermo Molina, ex titular de la Secretaría de Finanzas y Planeación, y de Eliezer Villanueva Lanz, ambos operadores del dinero ‘sucio’ que lavaban a través de cuentas bancarias especiales.

SE TRATA de peces gordos —después del ex gobernador— que la han librado de pisar la cárcel mientras han llevado una defensa cómoda, a control remoto, con más de 20 solicitudes de amparo hasta el momento en el caso de Juan Pablo Guillermo Molina, que en ausencia ha ganado y perdido recursos ante los tribunales federales al defenderse de las acciones emprendidas en su contra por la justicia estatal relacionadas con desfalcos de miles de millones de pesos de la hacienda pública durante el mandato de Borge.

EL ODONTÓLOGO cozumeleño Eliezer Villanueva carga quizás con más piedras en el costal de responsabilidades en los desfalcos, pues empezó como operador financiero durante la administración de su primo, el gobernador Félix González Canto (2005-20119), y tuvo manga ancha para meter manos en el control del dinero generado con las licitaciones públicas, los diezmos que después se convirtieron en trigésimos exigidos por obra o servicio a constructores y proveedores del estado, lo mismo el dinero recaudado por las direcciones que manejan pagos por servicios de trámites, y ya con Borge el dentista siguió operando desde una pequeña área de la Sefiplan, reportando todo movimiento a su antiguo jefe; lo que sí es seguro es que adquirió la especialidad de extraccione$ sin dolor.

OTRO INTEGRANTE de la pandilla en fuga es el abogado Raúl Labastida Mendoza, consejero jurídico de Borge, adicto al alcohol y a la cocaína en pleno clímax del poder, que tuvo la osadía de robarse un documento histórico del Archivo General de la Nación sobre el conflicto limítrofe entre Quintana Roo y Campeche, en el conocido punto Puc, con las descabellada pretensión de favorecer en el juicio al primero de estos estados y, desde luego, para alimentar la megalomanía del entonces gobernador Robeto Borge, quien de esa manera estilaba demostrar su poderío aplastante sobre los demás.

TAMBIÉN HUBO de los que se daban vida de lujo (VIP), viajando todos los días en avión privado de Cozumel a Cancún o de Cozumel a Chetumal y de regreso, a costa del erario público. Afortunadamente algunos ya fueron procesados, detenidos, encarcelados, obligados a resarcir el daño monetario y liberados con reservas en algunos casos, como el de Mauricio Rodríguez Marrufo, amigo de la infancia de Borge, detenido en mayo de 2017 cuando se desempeñaba como secretario general del Ayuntamiento de Benito Juárez, fue encarcelado y después de seis meses preso, recobró su libertad tras reintegrar casi 40 millones de pesos por los daños; otros de plano siguen con pulsera electrónica de localización y bajo prisión domiciliaria, como es el caso del ex candidato del PRI a gobernador Mauricio Góngora Escalante, quien fungiera como el  primer secretario de Finanzas en el gabinete de Borge.

@Nido_DeViboras