A través de dibujos los niños dicen mucho

301
dibujos

  • Sus dibujos dan idea de lo que en esta pandemia los ha entristecido o enojado, pero también de lo que los ha hecho felices.
DANIEL SANTIAGO / AGENCIA REFORMA

MONTERREY, NL.- Con lápices de colores, hojas de papel y una imperiosa necesidad de expresarse, niños y niñas de Nuevo León plasmaron el universo pandémico en el que les ha tocado vivir desde hace más de un año.

A la convocatoria “Ser niño en la era Covid”, lanzada por Grupo REFORMA la semana pasada, llegaron decenas de dibujos realizados por chicos de 4 a 10 años, alumnos de escuelas públicas y privadas.

Sus dibujos dan idea de lo que en esta pandemia los ha entristecido, desesperado y/o enojado (al grado de jalarse los cabellos), pero también de lo que los ha hecho felices, lo que les ha dado alegrías y esperanzas.

Consultados por separado por Grupo REFORMA, tres psicoterapeutas especializados en la atención a niños, niñas y adolescentes, ofrecieron sus reflexiones en estos trazos que pueden consultarse en: elnorte.com/DKNUIn/ser-nino-en-la-era-covid

En sus entregas, los chicos incluyeron esos objetos que se han convertido en parte de su vida cotidiana, desde el gel antibacterial, el cubrebocas o la caretas, sin faltar el celular en el que muchos se han refugiado a falta de escuela presencial.

Al dibujarse a ellos mismos detrás de las ventanas de sus casas, también hay reflejos de recuerdos y nostalgia, de encierro e incertidumbre. En varias de las historias coincide una camada de héroes de bata blanca que se enfrenta a un villano redondo cubierto de espinas y que es llamado Covid.

Los chicos dejan ver que, a pesar de los peligros y el dolor que ha causado la enfermedad, hay también un lugar seguro llamado “hogar” y una burbuja protectora en la que se sienten a salvo: sus familias.

Algunos dibujos muestran la necesidad de más libertad y confirma que el juego en casa es una de las salidas que han encontrado en este año de confinamiento.

“Algunos chicos, a pesar de la situación, son felices. Se han unido más a la familia, con la que tiene un vínculo más fuerte”, dice el psicoterapeuta David de León. “En otros casos muestran más la soledad y la necesidad de la libertad que ellos tenían”.

Uno de los dibujos que llaman la atención de De León es el de una niña que dibuja, estudia y come en la misma mesa.
“Hay niños que hacen todo en una mesa”, apunta, “no todos los niños tienen el privilegio de tener un escritorio, y muchos tienen que estar estudiando en un sillón, en un pasillo, a un lado de las escaleras, o en un cuarto con dos, tres hermanos”.

La pandemia también ha sido un momento para catapultar en los chicos la conciencia por su seguridad y la de los demás.
“Lo plasman en sus dibujos, donde lo esencial es traer el cubrebocas y cuidar a sus seres queridos, a sus mascotas. Eso habla de la sensibilidad de los niños de proteger a quienes aman”.

Con De León coincide la psicóloga Ana Ortiz, del consultorio Eureka.

“En la mayoría de los dibujos, los niños perciben su hogar como un lugar seguro: el contacto, amor de su familia, amistades e, incluso, de las mascotas, ha sido un factor importante de protección para ellos”.

De esta forma, dice la especialista, los chicos pueden obtener recursos de esperanza y autocuidado para enfrentar lo que para cada uno de ellos ha significado la pandemia.

“Sí, también están de manifiesto emociones de tristeza, sin embargo, en cada uno de los dibujos se expresa un factor de protección. Nuestros niños son fuertes, valientes, creativos, unidos, afectuosos, llenos de esperanza, y estos recursos han sido los mejores aliados para enfrentar con resiliencia esta pandemia”.

Elizabeth Siller, también psicoterapeuta de Eureka, comenta que encontró una coherencia entre los dibujos y lo que en su profesión ha observado este año en los niños.

“En uno de los dibujos logré observar esperanza, fortaleza. Muchos de de los niños incluso se sienten protegidos. Un punto que es importante destacar es el factor protector, que es la unión familiar”, indica.

“Lo que más observo también es la repercusión en el área social. Con estos dibujos los niños están pidiendo a gritos el llevar esta vida de niños, quieren salir a jugar, quieren divertirse, tener contacto con sus amigos, ir a la escuela”.
¿Qué hacer frente a lo que estos niños expresan?

“Hay que ayudar a los niños a entender que su casa es el ambiente más seguro en el que pueden estar, donde no van a ser juzgados, donde van a ser amados y queridos”, dice el psicólogo De León.

“Volvamos a los valores universales, al trabajo, al amor, a la familia, a la espiritualidad, esos valores que, a pesar de cualquier situación, van a seguir presentes. Son los grandes recursos que nuestros niños deben de tener, más en esta época, para darles una visión positiva, una visión segura del mundo”.

Finalmente, es la comunicación y el estar ahí para ayudarles a encontrar soluciones a diferentes dificultades, como los niños pueden enfrentar de mejor manera este momento.

En su dibujo, Sofía N., de 10 años, parece decir que la vida no se detiene. Hay un coronavirus con rostro burlón, personas que pasean con cubrebocas y una niña en su clase en línea.

“Life is beautiful (la vida es hermosa)”, resumió.

Te puede interesar: Va Calatrava con propuesta en Taiwán