Se va Ebrard solo, ‘lleno’ de silencio

209
Se va Ebrard solo, lleno de silencio
  • El Canciller Marcelo Ebrard llegó antes que la ex mandataria de Brasil, Dilma Rousseff, y que Claudia Sheinbaum. Fue el primero en llegar y el primero en irse.
JORGE RICARDO / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Sólo hubo un silencio que pareció más grande que el de un Zócalo cerrado al público para la ceremonia de los 700 años de Tenochtitlán: el del canciller Marcelo Ebrard, que al final se fue solo, quizá pensando en sus aspiraciones presidenciales casi muertas.

Llegó antes que la ex presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, y que Claudia Sheinbaum, la jefa de Gobierno de la Ciudad. Fue el primero en llegar y el primero en irse.

Entre uno y otro momento, Andrés Manuel López Obrador convirtió una ceremonia sin base histórica en un mitin a favor de la Mandataria capitalina.

“Aquí en la Ciudad, en la que los aztecas llamaban ‘El Ombligo de la Luna’, gobierna una mujer excepcional, trabajadora, honesta, inteligente y de profundas convicciones humanitarias.

“No podría dejar de decir que en la lamentable desgracia del Metro de Tláhuac seguirá habiendo atención y apoyo para los familiares de las víctimas”, dijo el Presidente.

Así la rescató de cualquier responsabilidad sobre la tragedia en la Línea 12 del Metro que causó 26 muertes.

Le tendió la mano, la ayudó a bajar del podio, y se fueron a la izquierda con Rousseff.

“Siempre a la izquierda”, dijo López Obrador sonriendo, mientras en la fila de atrás, mucho más atrás de lo que parecía, Marcelo Ebrard, jefe de Gobierno cuando se construyó esa Línea del Metro, miraba las ruinas del templo azteca.

Como fuese, Claudia Sheinbaum estuvo presente en todo, casi se puede decir que era su día y no el de Tenochtitlán que, en realidad no era su día. Estaba sentada al lado de Rousseff y a un lugar del Presidente, mientras que el Canciller Ebrard más allá y detrás.  Serio, oyendo caer los elogios ajenos sobre sus aspiraciones presidenciales.

Te puede interesar: Denunciará López Obrador a Rubén Moreira