Experimentación de materiales en colectivo

305
materiales

  • Bruno Viruete, que sí ha incorporado materiales reutilizados en otros momentos de su cuerpo de obra, también trabaja con tablarroca.
ALEJANDRA CARRILLO / AGENCIA REFORMA

GUADALAJARA, JL.- Con residuos materiales de exhibiciones pasadas -tablarroca, textiles, papel, cartón, pintura y aerosoles-, siete artistas trabajaron con total libertad en una residencia artística que hicieron en el Museo Cabañas.

Temoc Camacho, Juan Manuel Salas, Daniela Ramírez, Bruno Viruete, Ana Paula Santana, Julieta Beltrán Lazo y Bruno Grupalli ocuparon cuatro de las salas del museo durante casi un mes para trabajar con materiales que se salen del resto de su cuerpo de obra.

Curado por Raúl Rueda y Víctor Palacios, este ejercicio experimental bajo el nombre de “Ideas Recibidas” busca retar a los y las artistas para generar un diálogo en torno a la curaduría y a la misma expresión artística y visual.

“Pensamos en artistas cuya producción nos interesa, que trabajan con distintos medios y que por lo tanto podían adaptarse a las condiciones de estos materiales. Queríamos sacarlos de su zona de confort para que la dinámica pudiera funcionar mejor”, explica Raúl Rueda al respecto.

Los materiales que usaron son descritos por los curadores como precarios, que casi nunca se reutilizan pero que han estado de una manera u otra involucrados en la propuesta museográfica y curatorial del museo.

Los artistas partieron de dos textos sugeridos, ambos del autor Gustave Flaubert, el Diccionario de las Ideas Recibidas y Bovard y Pécuchet, algunos trabajaron con ellos literalmente y otros se dejaron permear por la experiencia, el espacio y el trabajo del resto de sus compañeros.

Este ejercicio de mantener espacios de trabajo dentro del museo y dejar espacio a nuevas propuestas pictóricas, es para Víctor Palacios, curador en jefe del Cabañas, un reto importante que planea continuar haciendo.

“Es un marco de colaboración y producción que no es nuevo en absoluto pero que se practica poco en el campo artístico y curatorial, la labor curatorial aquí no es exclusivamente elegir artistas o piezas sino elegir este tipo de situaciones en donde hay un proceso mucho más lento y arduo. Lo que acaba sucediendo es producto de una serie de encuentros y discusiones, de trabajo en equipo que parte de cero”, explica Palacios.

“Ideas recibidas” se inaugura este viernes a las 12:00 del día en el Museo Cabañas y estará expuesto en las salas 7, 8, 9 y 10 norte del espacio.

Los artistas

El sonido de un martillo llenó durante varios días una de las salas del Museo Cabañas durante casi un mes. No se trataba de los trabajos cotidianos de museografía en el espacio, sino del artista plástico Temoc Camacho, quien destruyó tablarroca para una de sus piezas.

En pedazos de este material, utilizado para montajes de otras exhibiciones, Camacho realizó una serie de imágenes sobre el cuerpo masculino y luego las atravesó con vigas y a golpes de martillo.

“Después del trabajo que comenzamos todos y viendo lo que interesaba a los demás, decidí pintar sobre una gama que había seleccionado para luego atravesar el material y los soportes, quitar el formato cuadrado a las pinturas y cambiar las ideas del mismo material que el Cabañas tira”, explicó.

Bruno Viruete, que sí ha incorporado materiales reutilizados en otros momentos de su cuerpo de obra, también trabaja con tablarroca, pero él la interviene para hacer un comentario sobre esos materiales que también hacen posible la dialéctica del patrimonio: reinterpreta la Vía Láctea de Goeritz, parte del acervo del Museo.

El pintor tapatío Juan Manuel Salas trabaja con escombro, aerosoles, restos de pintura y con los restos de los artistas que trabajó para esta muestra, como un fenómeno pictórico y de las huellas que va dejando la construcción de la muestra.

Las pintoras Daniela Ramírez y Julieta Beltrán Lazo trabajan con textiles, con mantas y restos de telas que se han usado en las exhibiciones del Museo en su último periodo.

Ramírez, quien suele emplear elementos orgánicos en su obra, sobre todo vegetales, aquí hizo una reflexión sobre lo irreversible y el desgaste que da a su paso nuevas formas deshilando las telas con las que trabaja. A las piezas hechas con textiles les agregó lámina restante de otras exhibiciones del museo, con un contraste material casi escultórico.

“Otras formas se crearon conforme hacía, me gustó mucho esa idea del deshacer. Son piezas muy tardadas con muchos procesos de repetición, en el proceso las nuevas composiciones me interesaron y seguí explorando ese camino”.

Beltrán Lazo lo hizo a través de pigmentos naturales y técnicas manuales como el bordado, comúnmente asociado a lo femenino.

Ana Paula Santana montará una instalación relacionada con el sonido, su herramienta artística predilecta. Para ello estará desarrollando una talla en bisturí de fragmentos Madame Bovary, que según Flaubert es una novela que se escribe con un bisturí, y su comentario sobre la libertad de las mujeres y lo que las determina. El sonido del bisturí sobre uno de los muros del museo será grabado y reproducido en loop a lo largo de la exhibición.

Bruno Grupalli, por su parte, desarrolló una serie de esculturas con plastilina, tres pinturas sobre cartón y algunos dibujos en tela con aerosol, una técnica que no había empleado en su obra antes.

“No partí de ningún tema, dejé que los textos y el lugar me determinaran en el hacer. A pesar de que las tres técnicas son más bien clásicas no traté a los materiales de manera solemne, lo pensé como salirme un poco de mí mismo, aunque las piezas pueden tener un diálogo con el resto de mi obra lo que intentaba era desaparecer como firma, estar en la exhibición de una manera más suelta, darle más valor al trabajo en sí y menos a lo que yo hago en mi taller”, explicó respecto al proceso.

LOS ARTISTAS
  • Bruno Gruppalli (Buenos Aires, 1984)
  • Bruno Viruete (Guadalajara, 1989)
  • Julieta Beltrán Lazo (Ciudad de México, 1997)
  • Ana Paula Santana (Guadalajara, 1985)
  • Daniela Ramírez (Guadalajara, 1991)
  • Juan Manuel Salas (Guadalajara, 1992)
  • Temoc Camacho (Guadalajara, 1987)
ASISTE

El Museo Cabañas tiene un horario de martes a domingo de 11:00 a 17:00 horas. La entrada general tiene un costo de 80 pesos, 55 para mexicanos, 60 para estudiantes, maestros y adultos mayores y 30 para niños y adolescentes.

Te puede interesar: Mítica tarta de queso sabor a Vasco