Da su oportunismo posiciones al Verde

269
Verde
  • El Partido Verde, que obtuvo su registro en 1993, creció al amparo de sus alianzas, especialmente con los partidos que están en el poder.
ÉRIKA HERNÁNDEZ / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- El Partido Verde ha crecido al amparo de sus alianzas con otros partidos.

En 2000, siete años después de obtener su segundo registro como fuerza política, se coaligó por primera vez, con el PAN.

Subirse a esa ola que llevó a Vicente Fox a la Presidencia le redituó en cinco senadurías y 18 diputados.

No obstante, el amor con los panistas le duró poco, pues en la siguiente elección, se alió al PRI, con quien hizo mancuerna hasta 2018.

El Verde, que se ha distinguido por su oportunismo, trampas electorales y candidatos polémicos nació, por primera vez, en 1990, pero un año después perdió su registro.

Nuevamente lo intentó en 1993 y lo consiguió, pero en la elección siguiente apenas logró 0.93 de la votación con su fundador, Jorge González Torres, como candidato presidencial. Sin embargo, logró mantenerse como partido.

En la elección de 1997 logró sus primeros ocho diputados, entre ellos Jorge Emilio González Martínez, Gloria Lavara Mejía, Verónica Velasco, Alejandro Jiménez Taboada, Aurora Bazán y Miguel Ángel Garza Velázquez.

En 2003 se alió con el PRI, y alcanzó 17 diputaciones, y para 2006, su ascenso fue menor, pero se mantuvo: seis escaños y 19 curules.

Para 2009, subió a 22 lugares en la Cámara baja y en 2012 a 29, y nueve senadores. Y, por primera vez, una gubernatura.

Sin embargo, su mejor año fue 2015, cuando logró 47 diputaciones. Pero ese año, sus trampas llevaron al PAN a exigir que le quitaran el registro, sin conseguirlo.

“En Morena vemos que todo lo que rodea al Verde huele a impunidad. Es evidente que el Partido Verde le hace el trabajo sucio al PRI y al Gobierno federal. Sí debemos plantearnos qué hacer con una banda de delincuentes que dicen ser partido”. Así resumía ese año Horacio Duarte, entonces representante de Morena ante el INE, a los pevemistas.

Ese fiel aliado al priismo, con el que había conseguido posiciones clave en el Congreso y en el Gobierno, también sufrió el descalabro de la elección de 2018: alcanzó 7 senadurías y 16 diputados.

Ya en el Congreso, su estrategia camaleónica lo llevó a negociar con Morena, y las ofensas de los morenistas, incluso las del Presidente Andrés Manuel López Obrador, se le resbalaron.

Incluso se dijeron defensores de la llamada cuarta transformación y de la agenda del tabasqueño sobre corrupción.

De acuerdo con el conteo rápido del INE, el PVEM podría obtener en la próxima Legislatura entre 40 y 48 por ciento.

Una vez que le sacaron jugo a la alianza, los pevemistas venderán caro sus votos a Morena en la Cámara de Diputados, pues sin su apoyo no logra la mayoría simple.

Por ello, los líderes ya advierten que podrían replantearse el apoyo al partido gobernante.

“Nosotros con ellos tenemos coincidencias, pero también tenemos diferencias. Tenemos diferencias profundas, como en el tema de las energías renovables”, apuntó recientemente el senador Manuel Velasco.

Te puede interesar: Avanza paridad… lento