NIDO DE VÍBORAS

484
NIDO DE VÍBORAS

POR KUKULKÁN

A JUZGAR POR LOS RESULTADOS de los pasados comicios para presidentes municipales en Quintana Roo, ningún partido y ningún candidato puede considerarse legítimo en el sentido estricto de la palabra con votaciones donde los ganadores apenas alcanzaron el respaldo del 25 por ciento de los ciudadanos con derecho a votar (1 millón 322 mil 913) y el 40 por ciento de los que sí acudieron a las urnas (542 mil 569). 

PARA los partidos políticos, más para los viejos que para los de reciente creación, la disyuntiva es “renovarse o morir” y el mensaje claro fue que en el sistema democrático mexicano en el futuro no podrán ganar por sí solos, deberán aliarse con otros, mientras más mejor, para subsistir y no perder su registro ni sus millonarias participaciones federales.

POR EJEMPLO, los resultados computados por el Instituto Electoral de Quintana Roo en esta elección reportan que los partidos decanos lograron por separado votaciones de pena ajena, como el PRI que solito obtuvo 13 mil 860 (el 2.55 por ciento de los que sí votaron), el PAN 6 mil 712 (el 1.22 por ciento) o el PRD con la insólita cantidad de 76 votos (el 0.01 por ciento); en contraste la alianza formada entre estos tres con el partido estatal Confianza, logró una votación de 103 mil 335 votos (el 19.04 por ciento de los que sí acudieron a las urnas).

LO MISMO ocurrió con los partidos que en coalición alcanzaron el triunfo, Morena solito apenas logró 7 mil 940 votos (el 1.44 por ciento), el Partido Verde 986 votos y el PT 692 votos, pero ya en la fórmula de alianza con el partido estatal MAS, lograron 211 mil 984 votos (el 39.07 por ciento); los partidos que dieron la sorpresa solitos fueron Fuerza por México, que participó por primera vez en una contienda y logró 56 mil 359 sufragios (el 10.38 por ciento de la votación); Movimiento Ciudadano por el cual votaron en todo el estado 26 mil 948 electores (el 4.96 por ciento) y el PES que alcanzó solito 15 mil 460 votos (el 2.84 por ciento).

EL COMPARATIVO estadístico entre los candidatos postulados por las dos grandes alianzas arroja resultados de una grave ilegitimidad si se parte de que una aceptable legitimidad sería contar con el respaldo de al menos el 50 por ciento del electorado, pero esto no sucede desde hace mucho tiempo en la política mexicana ni a nivel federal con las autoridades con cargos de elección popular.

SIRVE DE EJEMPLO la elección para presidente municipal de Benito Juárez, donde la candidata por la alianza “Juntos Haremos Historia” obtuvo la votación más alta del estado 89 mil 704 votos que representan el 40.67 por ciento del total de votación obtenida en esta demarcación (220 mil 565), pero apenas el 14.23 por ciento de los 629 mil 946 votantes inscritos en el padrón electoral. 

LOS ALCALDES electos más legítimos, de acuerdo con los resultados del Instituto Electoral, son Maricarmen Candelaria Hernández Solís, del municipio de José María Morelos, quien obtuvo 19 mil 537 que representan el 55.91 por ciento de los votantes, en la lista le sigue la panista Atenea Gómez Ricalde, de Isla Mujeres, que alcanzó una votación de 7 mil 370, el 54.84 por ciento de los sufragios contabilizados; el otro munícipe con grado alto de legitimidad fue Marciano Dzul Caamal con 10 mil 257 votos, el 51.43 por ciento.

Y LOS QUE tuvieron menos legitimidad fueron Lili Campos en el municipio de Solidaridad, quien logró una votación de 24 mil 460 (el 33 por ciento de los votos computados en este municipio), Erik Noe Borges Yam ganó la presidencia municipal de Felipe Carrillo Puerto con 7 mil 940 votos (el 77.33 por ciento) y Yesunni Idalia Martínez Hernández, triunfadora de la silla en Othón P. Blanco con 28 mil 255 votos (el 37.57 por ciento). 

@Nido_DeViboras