Pide UNICEF al G7 donar un 20% de sus vacunas

490
vacunas
  • UNICEF instó a los países que forman el G7 a donar 20% de vacunas entre julio y agosto para reducir así la brecha con los países menos desarrollados.
CORTESÍA EUROPA PRESS / AGENCIA REFORMA

MADRID, ESP.- El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) instó a los países que forman el G7 a donar un 20 por ciento de sus vacunas entre los meses de julio y agosto para reducir así la brecha con los países menos desarrollados, dado que la mayoría de ellos han “precomprado más dosis de las que necesitan” y cuentan con excedente.

La responsable de programas de UNICEF Comité Español, Blanca Carazo, explicó que esto supondría unas 153 millones de dosis para los próximos meses, algo que se puede “enviar ya” dado que “sobra”.

“Pedimos que haya un plan para compartir estas vacunas, para que de cara a finales de año la donación ascienda a los 1.000 millones de dosis”, ha aclarado antes de matizar que hasta ahora se han distribuido en todo el mundo unos 1.800 millones de vacunas, de las cuales únicamente un 1 por ciento han ido a parar a los países más pobres.

Para Carazo, el excedente va a ir aumentando porque la mayoría de países han precomprado más dosis de las que necesitan, por lo que habrá más vacunas de las necesarias en algunos países y no las suficientes en muchos otros.

“Eso, al final, nos pone a todos en riesgo”, alertó.

Recalcó que es una cuestión de urgencia y, si bien ha aplaudido que algunos países hayan accedido a donar vacunas una vez superen el 70 u 80 por ciento de su vacunación a nivel nacional, las vacunas se necesitan ahora.

“Desde UNICEF tratamos de concienciar sobre la importancia de que la respuesta a la Covid-19 sea global porque es una amenaza global”, aifmró Carazo, que ha señalado que esto tiene como uno de sus elementos fundamentales esa distribución equitativa de vacunas.

Ante la celebración de la cumbre del G7 prevista para este fin de semana, la agencia de la ONU ha visto una gran oportunidad para conseguir ese compromiso.

“Compartir un 20 por ciento ni siquiera tendría un impacto significativo en las campañas de vacunación” de estos países y permitiría reducir la enorme brecha que hay frente a los países más pobres, recalcó.

En relación con la grave crisis sanitaria que atraviesa India, lamentó que la situación ha afectado de forma bastante significativa a la distribución de las vacunas.

Esto se debe a que uno de los principales suministradores del mecanismo COVAX, el Serum Institute de India, ha tenido que destinar un mayor número de dosis para la vacunación en India, lo que ha impedido la distribución a otros países según estaba previsto.

“Esta crisis, y en particular el hecho de que se presenten nuevas variantes, refleja la urgencia de distribuir vacunas en todo el mundo porque no sabemos, de no hacerlo, lo que puede pasar”, ha aseverado. “No sabemos si se pueden desarrollar nuevas cepas para las que las vacunas actuales pudieran no ser eficaces; estaríamos empezando de cero a nivel global”, ha manifestado.

En este sentido, recordó que el mecanismo COVAX se creó precisamente para asegurar que las vacunas y los tratamientos lleguen a todos los países independientemente de su nivel de recursos.

Los datos de UNICEF, que forma parte del mecanismo auspiciado por la OMS, indican que por el momento se han logrado distribuir 81 millones de dosis en más de un centenar de países, pero apuntan a un retraso sobre unas 190 millones de dosis que aún no están disponibles:

“La donación del G7 puede paliar esto”, insiste Carazo.

Asimismo, sostiene que el objetivo marcado por COVAX ni siquiera es demasiado ambicioso.

“Planteamos llevar vacunas a todos los países para poder vacunar al 20 por ciento de la población, empezando por el personal de salud y la población más vulnerable”, ha detallado.

Los datos sitúan a países como República Democrática del Congo, Sudán del Sur, República Centroafricana, Camerún, Malí o Níger, entre otros, con una proporción de vacunación de menos del 1 persona por cada 100 habitantes. Estas cifras, que también son alarmantes en países de Latinoamérica como Perú o Paraguay, alcanzan el 65 por cada 100 habitantes en España.

“En África subsahariana es donde más bajos son los niveles de vacunación. El foco de preocupación sigue estando en India y los países vecinos, pero India tiene una población enorme”, ha indicado antes de advertir de que también es preocupante la situación en Latinoamérica, especialmente en Brasil y Perú.

Repercusión sobre la infancia

La falta de vacunas en los países menos desarrollados ha tenido un fuerte impacto en los niños y las mujeres, que no están recibiendo la atención sanitaria adecuada durante el embarazo y el parto. Según Carazo, esto incrementa el riesgo de muerte materna y neonatal.

“Para nosotros es fundamental contribuir a la lucha contra la pandemia porque está teniendo un impacto enorme en la infancia. No solo a nivel de salud, que por ejemplo en el caso de India ha sido significativo, sino en otros temas relacionados con la escuela o la desnutrición”, afirma.

UNICEF ha registrado así casos de desnutrición debido al impacto de las medidas de restricción sobre las economías familiares y ha lamentado que exista la posibilidad de que los menores que han dejado de ir a clase por la pandemia no regresen nunca a las aulas.

“Estamos viendo un aumento del trabajo infantil y del riesgo de matrimonio infantil en niñas”, denuncia.

El llamamiento al G7, ha declarado, es en realidad un llamamiento a todos los países para donar dosis ahora mismo porque ahora las vacunas se encuentran en los países y no en manos de los fabricantes.

“Hay que contribuir con los recursos no solo para la compra de vacunas sino para todos los gastos asociados: hay que transportarlas a los países, hacerlas llegar dentro a todas las zonas y hay que asegurarse de que hay otros suministros que llegan, como trajes de protección, jeringuillas o frigoríficos”, asegura.

Además, ha recordado la importancia de dotar al personal sanitario del equipamiento necesario y ha insistido en plantear las soluciones a la pandemia de forma global, “sin dejar a nadie atrás”.

Los monopolios farmacéuticos

Este mismo jueves, la ONG Amnistía Internacional, junto a varias organizaciones, ha acusado a los países del G7 de apoyar a los monopolios farmacéuticos, una cuestión que pone en peligro millones de vidas. En un comunicado conjunto condena el interés egoísta de estos estados, que supone el mayor obstáculo para acabar con la pandemia.

Por su parte la Alianza Vacuna para el Pueblo advierte que será imposible cumplir las promesas del G7 de vacunar a toda la población antes de 2022 si los gobiernos continúan bloqueando las propuestas de exención de patentes y de intercambio de tecnologías que salvan vidas.

El año pasado, Sudáfrica e India propusieron la exención de las normas sobre propiedad intelectual para permitir que otros países fabricasen pruebas diagnósticas, tratamientos y vacunas contra la Covid-19. La propuesta cuenta con el apoyo de más de un centenar de estados.

No obstante, de los miembros del G7, solo Estados Unidos respaldó expresamente la exención de las patentes para las vacunas, aunque no para los tratamientos ni las pruebas diagnósticas, y Japón declaró que no se opondrá a las iniciativas si se acuerdan.

Alemania y Reino Unido, por contra, siguen oponiéndose con vehemencia al plan, a pesar de su potencial de aumentar masivamente la producción de vacunas y salvar millones de vidas, mientras Canadá, Italia y Francia se mantienen al margen.

Anna Marriott, responsable de políticas de salud de Oxfam Intermón, ha hecho hincapié en la importancia de que los líderes del G7 se comprometan a sacar adelante la liberación de las patentes de las vacunas contra la Covid-19.

Te puede interesar: Se declara Coronel culpable de ayudar al ‘Chapo’