NIDO DE VÍBORAS

583
NIDO DE VÍBORAS

POR KUKULKÁN

LO QUE LA ALCALDESA Laura Beristain no pudo conservar con trabajo y buen desempeño en casi tres años de gobierno en la presidencia municipal de Solidaridad ahora lo quiere arrebatar por la mala, con el viejo truco de hacerse pasar como víctima de fraude electoral, implorar auxilio al gobierno federal, que es del mismo partido, proceder a la anulación de las elecciones y regresarle a ella el triunfo para seguir saqueando otros tres años las arcas públicas del municipio y hacer negocios privados.

SU DERROTA ante la panista Lili Campos sólo fue el resultado del hartazgo de amplios sectores de la población que se han visto afectados por carecer de un gobernante con capacidad y rumbo, su voto en contra fue porque ya no quieren el caos en seguridad ni tampoco la improvisación ni las ocurrencias en las políticas públicas, los programas sociales y las acciones de gobierno; Laura Beristain demostró que no tiene capacidad y ya no garantiza la gobernabilidad.

ENVENENAR a los dirigentes nacionales con un invento de fraude electoral orquestado desde el Palacio de Gobierno de Chetumal, y directamente por el gobernador Carlos Joaquín, resulta un despropósito cuando el propio presidente de la República Andrés Manuel López Obrador ha dicho públicamente que el mandatario de Quintana Roo fue el único que no metió las manos al proceso electoral de 2019, cuando Morena conquistó la mayoría del Congreso estatal.

EN EL PROCESO electoral del pasado domingo 6 de junio, el gobernador Carlos Joaquín tampoco volvió a meter las manos y los mismos resultados lo confirman: no ganó uno solo de los candidatos postulados por su partido —el PAN— a diputados federales y de los once ayuntamientos Morena se llevó en coalición ocho sillas municipales —de tres que tenía— y Acción Nacional con sus partidos aliados conquistaron las otras tres; si todavía hay duda, resulta que el mandatario quintanarroense no metió las manos ni para defender la reelección de su sobrino Pedro Joaquín en el municipio de Cozumel.

***

EN SU MAÑANERA de este jueves el presidente López Obrador dijo con admiración que en la capital mexicana donde Morena perdió la mitad de las alcaldías, los conservadores postularon a cada personaje que da pena, pero lo que sus operadores políticos no le han informado es que eso es precisamente lo que hizo su partido en diversas regiones del país y particularmente en Quintana Roo, abanderó a personajes de oscuro pasado que incluso enfrentan denuncias penales.

AL MENOS cuatro candidatos postulados por la coalición “Juntos Haremos Historia” y que ganaron la elección, participaron en la contienda aun a sabiendas de que enfrentaban denuncia en su contra, lo que está impedido por ley, inclusive uno de ellos el presidente municipal de Isla Mujeres, Juan Carrillo, quien ganó la diputación federal, previamente tramitó un juicio de amparo contra una orden de aprehensión, le fue otorgada la suspensión provisional para no ser detenido, tras el pago de una garantía por 40 mil pesos.

OTRA que parte de una carpeta de investigación es Laura Fernández Piña, ex alcaldesa de Puerto Morelos y quien ganó otra de las cuatro diputaciones federales, al igual que Juan Carrillo ambos fueron parte del Borge Team y fueron partícipes de los actos de corrupción que caracterizaron al gobierno del ahora es mandatario Roberto Borge, preso en el penal federal de Villa de Ayala en el estado de Morelos: pero por lo que la investigan las autoridades federales es porque aparece relacionada con los negocios turbios del rumano Florian Tudor. Le cabe toda la razón al presidente, hay cada personaje que da pena. 

@Nido_DeViboras