Carecen empresas de su certificación

267
Carecen empresas de su certificación
  • Del total de las empresas que operan en el territorio y carecen de certificación, 80 por ciento son de origen mexicano.
FRIDA ANDRADE / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- A pesar de la importancia que tiene el sector automotriz para el país, la mitad de las empresas carece de certificaciones que garanticen estándares de calidad sobre sus procesos.

En México operan alrededor de mil 500 proveedores de la industria automotriz, pero 750 no tienen certificaciones específicas para el abastecer al sector, de acuerdo con datos de Cadena de Proveedores de la Industria en México (Capim).

Tener esas certificaciones contribuye a la mejora de los procesos de producción y atención al cliente, lo que deriva en mayores eficiencias, menores costos y puede incluso expandir la cartera de clientes, explicó René Mendoza, coordinador nacional de Capim.

Sin embargo, explicó, en México las certificaciones de calidad no son tan demandas porque se considera más como un trámite que una ventaja para la operación y el negocio.

Del total de las empresas que operan en el territorio y carecen de certificación, 80 por ciento son de origen mexicano, detalló.

Con los procesos certificados, es posible que una empresa que reporta mejoras logre ahorrar entre un 35 por ciento y 40 por ciento en los costos.

Las 750 que no tienen certificaciones específicas para el abastecer al sector se ubican en nivel de proveeduría Tier 2 y Tier 3.

Aluminio y resinas

Las empresas Tier 3 son las que suministran las materias primas y por lo tanto constituyen el primer eslabón de la cadena de proveeduría con productos como rollos de aluminio o resinas plásticas.

Las siguientes en el proceso son las Tier 2, que se encargan de fabricar y piezas o componentes, como tornillos o carcasa de aluminio.

Como ejemplo de certificación está la denominada IATF 16949, que está diseñada para lograr mejoras en sus procesos de producción y lograr menos desperdicios de materiales.

Además de garantizar que recibe mantenimiento constante y el personal opera de manera eficiente, lo cual se traduce en ahorro de tiempo y recursos, destacó Arturo Nava, director de planta en Elastómeros de Querétaro, proveedor de partes de silicón y hule.

“Lo que le ayuda a las empresas al estar certificados es que mejoras tus procesos y directamente estás mejorando tus costos”, afirmó René Mendoza.

La IATF 16949 es la certificación primordial para los proveedores de autos y verifica los procesos de producción, ventas, capacitación, satisfacción del cliente, se revisan los manuales de la empresa, dijo Arturo Nava.

Otra certificación del sector es la VDA, la cual es solicitada específicamente por las armadoras alemanas (como Volkswagen y BMW), y garantiza procesos muy específicos de producción, por ejemplo, el tratamiento térmico adecuado de piezas, comentó Adrián Villeda, técnico de desarrollo de negocio en la casa certificadora AENOR.

Las certificaciones son solicitadas por el cliente de la empresa proveedora o autopartista y es con éstas con las que se abre las puertas a nuevos compradores, refirió.

“Se pueden topar con pared de no poder entrar a ciertos mercados o no poder ofrecer sus productos a ciertas empresas porque no tienen un certificado”, advirtió Adrián Villeda.

Te puede interesar: ‘Traban’ el registro para outsourcing