NIDO DE VÍBORAS

483
NIDO DE VÍBORAS

POR KUKULKÁN

UNA DE LAS BANDERAS de “lucha social” que Laura Beristain enarboló hace tres años cuando compitió por primera ocasión por la presidencia municipal de Solidaridad —y que asumió como compromiso de campaña—, fue cancelar la concesión del servicio de distribución de agua potable y alcantarillado a favor de la empresa Desarrollos Hidráulicos de Cancún S.A. de C.V. (Aguakan), debido a los reiterados abusos con las tarifas en perjuicio de los usuarios, además del incumplimiento en cuanto a la construcción de infraestructura para mejorar el drenaje de la ciudad de Playa del Carmen.

PERO EL PASO DEL TIEMPO demostró que fue puro ardid publicitario pues a partir de que asumió el poder del municipio se le olvidó su promesa, guardó silencio y no sólo abandonó la lucha para acabar de una vez por todas con la concesión del servicio de distribución de agua potable, sino que decidió darle un regalito; sin ser de su competencia, la alcaldesa derrotada en el pasado proceso electoral decidió invertir la cantidad de 14 millones de pesos de recursos públicos para realizar una obra que le competía a Aguakan, no al ayuntamiento.   

A TRAVÉS DE UNA DENUNCIA que ya obra en la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción, Laura Beristain enfrenta investigación por presunto desvío y uso ilícito de recursos federales, al firmar un contrato con la empresa privada Electrificaciones y Proyectos de Campeche S.A. de C.V. para la “Construcción de Red de Drenaje en Zonas Prioritarias del Municipio de Solidaridad”, cuando la obra era una de las obligaciones de la concesionaria del servicio de distribución de agua potable y alcantarillado.

DESDE 2014, mediante la aprobación del cabildo de Solidaridad, Aguakan obtuvo la concesión para brindar los servicios de agua potable, alcantarillado, saneamiento y tratamiento de aguas residuales del municipio, así como los trabajos relacionados con el “Proyecto de ampliación de cobertura de drenaje sanitario / zonas con falta de cobertura 2019-2020”, el cual estaba proyectado desarrollarse en la colonia Ampliación Bellavista, contemplada dentro de la cobertura de Aguakan en 2020 con una inversión de 5 millones 300 mil pesos.

LA VIGENTE Ley de Agua Potable y Alcantarillado, en su artículo 20, indica que el ayuntamiento no está obligado a construir redes de servicios sanitarios dentro de sus jurisdicciones donde los servicios están debidamente concesionados, sin embargo la alcaldesa Laura Beristain ignoró la disposición y sin tener la facultad decidió invertir donde no debía, además que de acuerdo con las facturas el ayuntamiento pagó a una empresa privada casi el triple por un proyecto que supuestamente ya había sido cubierto en su totalidad.

MIENTRAS COMIENZAN a salir los trapitos sucios de la administración municipal, con el escándalo y el chantaje político que han sido su especialidad, la alcaldesa pretende revertir los resultados de la elección del pasado domingo seis de junio donde los solidarenses le negaron la reelección otros tres años y, lo peor para ella, es que ahora no le va a alcanzar el tiempo para limpiar sus malos manejos con el presupuesto público; por más intentos que hizo, las autoridades electorales confirmaron el triunfo de su adversaria Lili Campos, quien le arrebató el sueño de la reelección.

AHORA QUE CONCLUYA su mandato Laura Beristain deberá buscar un buen abogado penalista porque la denuncia por presunto desvío de recursos públicos no es la única que enfrenta, además el Congreso local tiene pendiente por resolver el juicio político promovido en contra de la alcaldesa morenista por otorgar la obra de remodelación de la Quinta Avenida de Playa del Carmen a una empresa fantasma, cuyo presunto accionista mayoritario es un humilde trabajador quien desconocía los hechos.

@Nido_DeViboras