Vive Perú seis días en ‘vilo’; hay calma

450
Perú
  • La tensa espera en Perú sobre la declaración oficial del ganador presidencial parece interminable, con un conteo que avanzaba agónico a medida que se revisaban los votos.
STAFF / AGENCIA REFORMA

LIMA, PERÚ.- La tensa espera en Perú sobre la declaración oficial del ganador presidencial parece interminable, con un conteo que avanzaba agónico a medida que se revisaban los votos y se resolvían las impugnaciones de actas electorales.

Con gritos de “fraude” y “comunismo no”, miles de simpatizantes de la candidata de Fuerza Popular, Keiko Fujimori, recorrieron las calles del centro de Lima.

Esto en una marcha que se encontró en un momento con miles de seguidores del candidato de Perú Libre, Pedro Castillo, lo que obligó a formar un cordón de agentes policiales entre ambos bandos para impedir que ocurrieran incidentes.

Dirigiéndose a sus simpatizantes, Keiko Fujimori insistió en un presunto fraude; dijo que desde los órganos electorales se “están escondiendo las trampas” que hubo en las mesas de votación.

Pedro Castillo instó a sus seguidores a la calma, y pidió a las autoridades que “no prolonguen más los resultados” para que no haya más polarización en el país.

El izquierdista seguía a la cabeza en el recuento oficial del ONPE, en una posición que no había cambiado desde el lunes y que sus simpatizantes consideran como irreversible.

Con 99.93 por ciento de las actas contadas, tenía 49 mil 420 sufragios más que la derechista.

La diferencia de votos aún por contabilizar estaba comprendida en 65 actas que deben ser revisadas por el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) por presentar algún error material, impugnación o falta de firmas.

Sin embargo, el JNE no proclamará al ganador de los comicios hasta que se revisen los pedidos de ambos partidos de nulidad de actas, por lo que expertos en temas electorales señalaron que puede tardar entre una y dos semanas antes de proclamar a un ganador de los comicios.

Keiko Fujimori busca que las autoridades anulen unos 200 mil votos, correspondientes a más de 700 actas electorales. Sin embargo, la mayoría de esas peticiones fueron presentadas después del plazo oficial, con lo que, según IDL-Reporteros, solo serían válidas 151 mesas. De Castillo serían 14 impugnaciones. En total, las 165 actas corresponderían a casi 40 mil votos, de acuerdo con estimaciones del mismo portal.

Tras acusar a la izquierda internacional de intervenir en las elecciones de Perú, Fujimori dijo que va a “reconocer los resultados” hasta conocer el último voto.

La misión de observación electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA) afirmó que no registró irregularidades en el proceso, y que este fue “limpio y transparente”.

Autoridades del país llamaron a la población a mantenerse en sus casas debido a la emergencia sanitaria del Covid-19.

Pensión a ex presidentes

El Pleno del Congreso de Perú aprobó eliminar la pensión vitalicia concedida a los ex presidentes del país, así como dejar sin efecto otra clase de beneficios que también recibían por su condición.

En un sufragio que se ha resuelto con 91 votos a favor, dos en contra y 15 abstenciones, la Cámara de Representantes dio “luz verde” al proyecto que sustituye lo dispuesto en la Ley 254, 486, y otras, de acuerdo con el diario local ‘El Comercio’.

Así, el documento final aprobado por la Comisión de Constitución, el Parlamento tan solo puede aprobar, de manera excepcional, el otorgamiento de una pensión de gracia, vitalicia o por periodo indefinido a los ex presidentes.

Para ello, aquellos que quieran beneficiarse deberán encontrarse en estado de necesidad o incapacidad para trabajar, no percibir otra pensión o ingreso del Estado, no haber sido acusado ni tener sentencias por delitos.

“El otorgamiento de pensión de gracia será fijado en función del desempeño del cargo del mandatario y la labor de trascendencia nacional realizada en beneficio del país”, señala la norma.

Establece que “en ningún caso la pensión puede ser superior a las ocho remuneraciones mínimas”.

Te puede interesar: Aprueba G7 plan contra pandemias