NIDO DE VÍBORAS

440
NIDO DE VÍBORAS

POR KUKULKÁN

COMO en la entidad no hay temas relevantes que legislar, los diputados del Congreso local pretenden hacerse un autoregaloooote con la propuesta de reformar la Constitución del Estado Libre y Soberano de Quintana Roo para poder reelegirse hasta por tres ocasiones consecutivas, y permanecer en la curul doce años, dizque para “profesionalizar” a los legisladores, o sea aparte de aguantarlos, los ciudadanos tendremos que pagar la carrera de especialización a unos aprendices de políticos, sin legitimidad social, obnubilados por los negocios del poder.

LA GRAN IDEOOOOTA salió a relucir luego de que los equipos de trabajo de los diputados escudriñaron la Constitución General República, artículo 116, fracción II, que concede a las legislaturas locales la libertad de elegir cuantos periodos se permiten para sus legisladores, siempre y cuando no sea mayor a cuatro ni estar en el cargo por más de 12 años, ante lo cual los diputados de Quintana Roo se comenzaron a frotar las manos para pretenden llevar el plazo al máximo permitido.

TIENEN UN CANDADO actualmente en el artículo 57 de la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Quintana Roo, el cual establece explícitamente que los legisladores únicamente podrán ser reelectos por un periodo adicional para el que fueron votados, mientras que los suplentes podrán hacerlo en calidad de propietarios para el periodo inmediato, siempre que no se hubieran desempeñado en el ejercicio activo, después deben dejar el Congreso.

EN LA INICIATIVA propuesta se justifica que mantenerse en el cargo un máximo de seis años (como ahora ocurre) ha sido una “limitante” del quehacer legislativo y ha inhibido la profesionalización de los congresistas (ahora le quieren echar la culpa al tiempo cuando el problema ha sido de falta de capacidad); según los 19 de 25 legisladores que hasta ahora apoyan la propuesta la falta de especialización “ha debilitado la posición del Poder Legislativo frente a los demás poderes y ha obstruido la conexión política de los diputados con los distritos que conforman el mapa electoral del Estado de Quintana Roo”.

ASÍ COMO LO ESCUCHA, ahora resulta que un mentecato como el presidente de la Junta de Gobierno Coordinación Política del Congreso, el diputado verdecologista Gustavo Miranda García, un joven inexperto que, en la elección de 2019, su primera vez, obtuvo apenas 5 mil 433 votos que representan el patético 6.7 por ciento de la lista nominal de 80 mil 841 electores del Distrito 08 por el cual participó, ahora pretenda reelegirse tres cuando no representa literalmente a nadie.

Y SI TODAVÍA a eso se le suma que ha resultado ser todo un pillo al revelarse su participación en una organización familiar dedicada al despojo de departamentos de lujo en la zona hotelera de Cancún —“cártel del despojo”, le bautizó un videoreportaje de Latinus—, cuya cabeza es su madre la empresaria Erika García, quien a través de su compañía y amigos de su hijo simularon un juicio laboral para quedarse con al menos dos propiedades sujetas a juicio por morosidad en el pago del crédito bancario.

¿SERÁ que está buscando inmunidad por 12 años continuos? Todo puede ser posible, por lo pronto el joven legislador se ha dado tiempo hasta para filosofar a través de sus redes sociales, ayer etiquetó en su cuenta de Twitter una de las frases célebres del Dalai Lama: Sólo existen dos días en que no se puede hacer nada. Uno se llama ayer y otro mañana. Por tanto, hoy es el día ideal para amar, crecer, hacer y principalmente vivir.

@Nido_DeViboras