Desentrañan masacre en Coahuila para Netflix

543
masacre

  • Con intensos nudos ficcionales creados a partir de una seria investigación se recrean los motivos de la masacre, ocurrida en Coahuila.
FERNANDA PALACIOS / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- La DEA monitorea en 2011 a narcos desde el pequeño pueblo de Allende, en Coahuila, donde aparentemente no sucede nada.

A una trama que parecería ser la típica historia entre policías y ladrones, el equipo creativo de Somos, mini serie de Netflix que llega este 30 de junio, le ha dado la vuelta.

Con intensos nudos ficcionales creados a partir de una seria investigación se recrean los motivos de la masacre, ocurrida en dicho poblado ubicado a 60 kilómetros de la frontera con Estados Unidos la tarde del 18 de marzo de dicho año, pero cuyas consecuencias salieron a la luz tres años después.

“Esto sucedió en 2011, hace 10 años, pero en realidad nunca ha habido una conversación nacional contundente acerca de lo que pasó, porque durante los primeros tres años no se supo nada, por miedo, por censura, autocensura, la historia no salió”, explica Monika Revilla, guionista y coproductora de la serie.

La historia, de seis episodios, se basa en la investigación “Anatomía de una Masacre”, de Ginger Thompson, ganadora del Pulitzer, quien conjuntó los relatos de algunos sobrevivientes de este enfrentamiento, que partió de la venganza que ejercieron los hermanos Miguel Ángel y Omar Treviño Morales, ex líderes de Los Zetas.

En un fin de semana se dedicaron destruir, matar y secuestrar a los pobladores, luego de descubrir que habían sido traicionados por algunos de ellos, supuestamente en colaboración con la DEA para llevarse ganancias por la venta de drogas que ejercían.

Casas demolidas a tiros y ranchos incendiados, así como la desaparición de 42 personas, incluidos niños, son los restos de un acontecimiento del que faltan muchas cosas por investigar.

“No fue hasta el 2014, tres años después de los hechos, que empezaron a salir los primeros artículos que lo contaban y muy a cuentagotas, de hecho la investigación de Ginger es la primera que explica la razón detrás de la masacre, que fue en realidad la responsabilidad de la DEA y que detonó esta venganza.

“Entonces, siento que es muy significativo que a 10 años de los hechos de algo que no se podía contar en su momento, esté llegando a un medio tan masivo como este”, resalta Revilla.

La intención

Sin embargo, más allá de denunciar el episodio, la intención de su creador, James Schamus (productor de El Tigre y el Dragón y Secreto en la Montaña, de Ang Lee), y sus colaboradoras, las escritoras mexicanas Revilla y Fernanda Melchor, era ponerle rostro a esta tragedia, dando voz a las víctimas, ahora con resonancia en más de 190 países.

“El reto fue cómo contar estas historias de una manera diferente, que no sólo se tratara de una masacre o la muerte, sino de la vida misma y el vivir bajo esta circunstancia. Y para eso decidimos partir de la misma experiencia que la audiencia.

“Me rehusé a decir quién viviría o moriría conforme escribimos la historia y durante los primeros cinco episodios nadie sabía el destino de estos personajes, porque primero queríamos estar inmersos en este contexto, entender sus vidas para así entender más a fondo la situación y tener una visión más completa”, explicó Schamus, tres veces nominado al Óscar.

Por ello, lejos de querer glorificar a los protagonistas, en la serie estelarizada por Jero Medina, Arelí González, Fernando Larrañaga, Armando Silva, Iliana Donatlán y Mercedes Hernández, entre otros, lo mismo se cuenta a detalle la valía de un padrino de AA, la de un joven jugador de futbol americano, la de una operadora de emergencias o la de una prostituta.

Se pondera el día a día de gente común que se ve arrastrada por la tragedia de la guerra contra el narcotráfico, como continúa sucediendo en muchos poblados del País.

“Como mexicana nacida en el norte, creo que es algo que llegó a mi vida para levantar la voz de alguna manera y hacer que esto se sepa y se vea. Es un honor para mí haber formado parte de esta historia, porque no está tan alejado a mí, ni de mi niñez, ni a todo lo que para mí era normal y que aún así, nunca me enteré.

“Me pegó mucho, porque yo nací en Durango. Coahuila es Estado vecino y tengo familia allá, incluso mi papá trabaja en Torreón, y pensé: ‘¿Por qué nunca nos enteramos?'”, destacó Donatlán, quien personifica a Irene, una de las protagonistas.

Oportunidad de contar historias

“Creo que la televisión es un medio que tiene muchísimo poder, millones de mexicanos la vemos todos los días y creemos que llevar esta historia de lo que pasó con Allende, a través de esta plataforma, quizá pueda contribuir a la reflexión sobre el tema”. Monika Revilla, guionista y coproductora.

Te puede interesar: ioio: Emprendimiento de una mujer trans