Alista INER morgue de alta bioseguridad

330
El INER alista la construcción de una sala de autopsias para cadáveres de personas fallecidas por virus respiratorios emergentes.
  • El INER alista la construcción de una sala de autopsias para cadáveres de personas fallecidas por virus respiratorios emergentes.
VÍCTOR FUENTES / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- El Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER) alista la construcción de una sala de autopsias para cadáveres de personas fallecidas por virus respiratorios emergentes, como el causante de Covid-19, que será la primera en el país y tendrá el nivel de bioseguridad tres (BSL-3), el segundo más riguroso.

El 7 de mayo la empresa VRM Construcciones y Servicios ganó el contrato de 14.9 millones de pesos para diseñar el proyecto ejecutivo de ampliación y remodelación del Centro de Investigación en Enfermedades Infecciosas (CIENI) del INER, que debe entregar a más tardar el 6 de octubre.

“Contar con una sala de autopsias BSL-3 permitirá realizar procedimientos clínicos y de investigación, en órganos y tejidos procedentes de personas que fallecen por enfermedades emergentes, lo que ayudará a describir los procesos histopatológicos que llevan al fallecimiento de las personas.

“La obtención de las muestras biológicas a través de autopsias permitirá obtener tejidos que, de otra manera, es imposible estudiar”, explico el INER en las bases de licitación.

Como en México no hay una instalación de este tipo, para licitar el proyecto se aceptó experiencia en diseño de laboratorios BSL-3 para autopsias de animales.

El proyecto también abarca la remodelación y ampliación del laboratorio BSL-3 que ya existe en el CIENI, “para realizar la manipulación y el cultivo de virus respiratorios emergentes (e.g. SARS-CoV-2), con base en los estándares internacionales de bioseguridad”, ya que este laboratorio originalmente fue establecido para manejar el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) así como de virus respiratorios ya conocidos.

Además, se agregarán tres niveles operativos al edificio del laboratorio de biología molecular del CIENI, un proyecto de inversión que originalmente fue registrado en la Secretaria de Hacienda en 2014. Esta ampliación incluye tres laboratorios BSL-2, entre ellos uno para diagnóstico de virus “altamente patógenos” que cumplirá funciones similares a las de un BSL-3.

Te puede interesar: Advierten opacidad en gasto de vacunas