Las dos caras de la selección de Francia

332
Francia
  • La selección francesa abrió su participación en la Eurocopa con una victoria corta, pero autoritaria sobre Alemania por 0-1 en Múnich; en su segundo partido se vio una cara distinta.
STAFF / LUCES DEL SIGLO

CANCÚN, Q.ROO.- La selección francesa abrió su participación en la Eurocopa con una victoria corta pero autoritaria sobre Alemania por 0-1 en Múnich. Pero en su segundo partido se vio una cara distinta a la del primer partido y Hungría le puso el freno a Mbappé y compañía para sacarles un empate por 1-1.

Se habló mucho en la antesala de la Eurocopa del potencial ofensivo de Francia y del peso de sus individualidades en el resto de las líneas de juego. El consenso siempre fue que Francia era favorita a la Euro no solo por ser la última campeona del mundo, sino que, por disponer de la mejor plantilla del torneo (contando el regreso de Karim Benzema), con jugadores que del 1 al 26 serían titulares en cualquier otra selección europea.

Pero ante Alemania se vio el potencial defensivo más que el ofensivo, ya que después de meter el gol del 0-1 decidieron entregar el control del balón a los locales y jugar a la contra.

El desempeño defensivo de la selección francesa pocas veces fue visto en nivel tan alto, con Varane y Kimpembe controlando todos los ataques de Alemania secundados por un magnífico N’golo Kanté y este apoyado a sus lados por Paul Pogba y Adrien Rabiot.

El balance de este mediocampo y de la defensa es espectacular. Todos los jugadores se complementan y se entienden a la perfección y se vio un equipo colectivamente más fuerte que el de 2018 que ya reposaba en estos principios de solidez y de sacrificio por parte de sus jugadores. Un estilo de juego empujado por el pragmático Didier Deschamps y que en esta Euro parecen haber perfeccionado.

El entrenador francés sabe que la fuerza de este equipo no está en proponer un juego de mucha posesión y de desgaste del balón como podría ser el juego de Italia o España. Pero la fortaleza de Francia está en lo que vimos en estos dos primeros partidos: Un colectivo muy sólido en defensa y una capacidad desgarradora para ejecutar los contraataques.

Es por esto que el partido frente a Hungría se le complicó tanto. La mayor debilidad de Francia es contra equipos que saben replegarse y ocupar los espacios del mediocampo. Cuando Mbappé no tiene espacios en frente suyo en los cuales explotar su velocidad, le cuesta más hacer la diferencia. El gol del empate frente a Hungría fue justamente gracias a un balón que Mbappé peleó gracias a su velocidad.

Pogba fue otro jugador que apenas tuvo influencia en el empate frente a Hungría y fue reemplazado en el segundo tiempo. Y contra Alemania fue la figura absoluta del equipo en el primer partido. El nivel enseñado en Múnich no se le vio nunca esta temporada en el Manchester United. Mezcla el impacto físico de un jugador como Patrick Vieira con el desparpajo ofensivo de un Zidane.

En el partido frente a Alemania realizó un pase de tres dedos sublime previo al gol de Francia y luego otro par de asistencias de goles que fueron anulados por los árbitros después de revisión.

Uno de los cambios de reglas más determinantes en el futbol fue el ingreso del VAR en el deporte. Los franceses fueron víctimas de su accionar y los alemanes agradecieron al cielo su intervención que podría haber lastimado aún más sus chances en los pronósticos de apuestas deportivas.

Quedará por ver si las otras selecciones que están al nivel de los franceses pueden significar un obstáculo real a las aspiraciones de Francia como lo fue Portugal en 2016.

Italia jugó el futbol ofensivo más bonito de toda la Eurocopa. Con mediocentros que se suman al ataque como Locatelli (que lleva dos goles) y Barella. Lo de Italia hasta ahora fue un placer similar al de presenciar una orquesta sinfónica de una Ópera.

Inglaterra es el otro gran candidato por los nombres que presentan en el campo. Disponen de delanteros de talla mundial como Kane, Sterling, y Foden que podrían causar problemas a la defensa francesa. Pero en su último partido frente a Escocia se vieron sus límites cuando se enfrentan a un equipo defensivo.

Quizás el mayor rival de Francia esta Eurocopa sean ellos mismos, y sino pregúntele a Portugal que en circunstancias parecidas dieron el batacazo en 2016 del cual los franceses buscan redimirse.

Te puede interesar: Debuta Francia con triunfo ante Alemania